Público
Público

Uno de los espías detenidos en EEUU confiesa

La Fiscalía dice tener evidencias abrumadoras de que todos, a excepción de la periodista Vicky Peláez, forman parte del espionaje ruso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A medida que pasan los días, las pruebas que maneja EEUU sobre la red de espías rusos desbaratada el domingo son cada vez más concluyentes. Ayer, uno de ellos, Juan Lázaro, confesó al FBI que forma parte de los servicios secretos rusos y que no es nacional de Uruguay.

Lázaro se negó a revelar su verdadera identidad porque su 'lealtad al servicio vale más que mi propio hijo'. Los fiscales le acusan de utilizar a su mujer, la periodista peruana Vicky Peláez, para pasar información a Moscú.

La Fiscalía estadounidense dijo que 'las evidencias de este caso son abrumadoras' y que todos los acusados, con la excepción de la propia Peláez, eran experimentados y muy preparados agentes de Rusia.

Peláez, de 55 años, utilizaba su nombre verdadero, su pasaporte auténtico, no estaba entrenada para su misión. Es una periodista conocida por sus críticas a Washington y su afinidad con el movimiento peruano Tupac Amaru, la Venezuela del presidente Hugo Chávez y la Cuba de los hermanos Castro, según EFE.

Su defensor, Carlos Moreno, dijo hoy a la agencia española que su cliente se había declarado 'totalmente inocente' y calificado de 'ciencia-ficción' las acusaciones de EEUU.

'No entiendo cómo dicen que Vicky es espía, si cuando yo dirigía El Diario y ella trabajaba para mí, jamás me pidió conocer a ningún político. Sólo hacía su trabajo', dijo a la prensa Gerson Borrero, que la describió como alguien que 'no es una persona fácil. Tiene muchas opiniones polémicas. Eso le hace una excelente columnista'.

Sin embargo, el juez Ronald Ellis, del tribunal federal de Nueva York, dijo que 'sus acciones no indican que sea inocente, ya que debería de haber sabido que algo estaba pasando', por lo que le impuso una fianza de 250.000 dólares, arresto domiciliario y vigilancia electrónica.

El subsecretario de Justicia, Michael Farbiarz, en su calidad de fiscal general adjunto, pidió al juez Ellis que no les concediera la libertad bajo fianza porque podrían huir de EEUU, pues son 'agentes altamente entrenados' acostumbrados a usar pasaportes falsos.

Los acusados 'no necesitan irse fuera de Estados Unidos para quedar fuera del alcance del sistema de justicia criminal, ni siquiera necesitarían salir de Manhattan. En Nueva York hay un consulado de Rusia y la Misión de Rusia ante la ONU', agregaron.

Las autoridades estadounidenses tienen presente la situación de uno de los acusados, Christopher Metsos. Este hombre de 54 años y pasaporte canadiense, fue detenido en el aeropuerto chipriota de Larnaca y puesto en libertad bajo fianza por las autoridades de ese país. Ahora está en paradero desconocido.

Metsos fue detenido cuando intentaba volar a Budapest, y podría ser el jefe de los detenidos o su contacto con lo que en los documentos de la fiscalía es llamado el 'centro' en Moscú.