Publicado: 25.05.2014 07:00 |Actualizado: 25.05.2014 07:00

Cuando los Estados perdieron el control de su economía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde el año 2011 la UE interviene de manera directa en la elaboración de las cuentas públicas con "orientaciones y recomendaciones" de la Comisión Europea, las cuales son muy criticadas por algunos sectores por intervenir en exceso en las políticas y gastos de los países.

Dichas "orientaciones y recomendaciones" se pusieron en marcha el 26 de marzo de 2010 bajo el epígrafe Europa 2020, un plan que se vendió como estrategia para el crecimiento y el empleo, basado en una mayor coordinación de las políticas económicas de los Estados para así fomentar la "competitividad de la economía europea". Sin embargo, según los expertos consultados, la Unión Europea lejos de "recomendar" posibles "orientaciones", lo que hace es condicionar las políticas de los países más débiles de la Unión. 

Así, si el objetivo inicial de Europa 2020 era un crecimiento "inteligente, sostenible e integrador" así como una "gobernanza más fuerte" a través de, entre otras cosas, "un seguimiento periódico y transparente", según reza la web de la Comisión Europea, el resultado ha sido una progresiva pérdida de soberanía por parte de los Parlamentos de dichos países.  

El "seguimiento periódico" al que hace referencia el plan Europa 2020 se ha visto reflejado en el control de los presupuestos de los Estados, función que se ejecuta a través del Semestre Europeo. Este control se puede llevar a cabo gracias a que cada uno de los países presenta en abril (seis meses antes de que lleguen al Congreso de los Diputados, en el caso español) sus presupuestos nacionales, así como las reformas o las medidas que vayan a llevar a cabo.


El Consejo Europeo —formado por los jefes de Estado de cada país, el presidente del Consejo, el presidente de la Comisión Europea y el alto representante de la UE de asuntos exteriores— en los meses de junio/julio presenta recomendaciones y orientaciones en los proyectos de presupuestos para el año siguiente.

"Aunque dicen que son recomendaciones en verdad son los precondicionantes para seguir en el club del euro. El Semestre Europeo, junto con el pacto del euro, el six pack y pacto fiscal, crea una situación en la que los Gobiernos y los Parlamentos pierden soberanía para decidir sus políticas fiscales, sus políticas sociales, o en qué gastar el dinero público. Han conseguido imponer una política neoliberal y autoritaria", señala a Público Tom Kucharz, portavoz de Ecologistas en Acción y miembro muy activo en los movimientos sociales.

"Una de las claves del Semestre Europeo es que están autorizados a supervisar, antes de su aprobación, los presupuestos de las naciones. Esto en términos democráticos chirría, sobre todo si no va acompañado de mecanismos fiscales comunes para los ingresos, la deuda y otras variables. Que se monte un organigrama paralelo, sin un sólido fundamento legal, y que se tenga que informar antes sobre los presupuestos para que tengan que dar el visto bueno en Europa es un poco condicionante. No es que los presupuestos se hagan en Europa pero no me extrañaría que hubiera gente que opinase de ese modo al ver las restricciones que se imponen a los países menos fuertes", afirma a Público José Antonio Nieto, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de econoNuestra.

En el caso de que los Estados miembro ignoren las recomendaciones existen dos amenazas: una respecto a las condiciones de las financiaciones (que sea más caro conseguir dinero por parte de los países); y una segunda amenaza "muy fuerte" que nunca se ha materializado: retirar ayudas comunitarias del presupuesto europeo comunitario. "El día que yo lo vea me lo creeré porque ya hubo incumplimientos graves en países importantes de la UE y no pasó nada ", afirma Nieto.

"Con el Semestre Europeo y otros pactos han conseguido imponer una política neoliberal y autoritaria""Si pasa algo como en Grecia (que la coalición de izquierdas Syriza pueda ganar los comicios regionales y municipales del país mediterráneo), la Unión Europea tiene mecanismos para que no tomen políticas radicales, como por ejemplo, no pagar la deuda, la renegociación de la deuda o políticas que garanticen los derechos fundamentales de las personas en vez de seguir las políticas neoliberales de ahora", sentencia Kucharz.

"El Semestre Europeo al final es una forma de utilizar a Grecia como escarnio o ejemplo para que otros países de la UE no hagan lo mismo. Es como un aviso para navegantes. Aunque también hay una parte positiva como el esfuerzo por la transparencia, poner en común datos, de discutirlos...", señala Nieto. "Este mecanismo sería bueno si paralelamente hubiera una aproximación de fiscalidad, si hubiese una impuestos europeos organizados de forma común, de mayor cuantía que algunos valieran para los presupuestos comunitarios. ¿Pero si no hay una aproximación fiscal, a qué vienen a controlar únicamente el gasto?", añade.

"Han creado un tipo de laboratorio, como los créditos concedidos a Grecia. Para ver hasta dónde pueden apretar la tuerca. La intención de abordar la crisis se basa en una vuelta de tuerca de las políticas neoliberales y autoritarias, recorte social, más privatización y eliminar derechos sociales y laborales, asegurar el pago a acreedores", finaliza el miembro de Ecologistas en Acción, Tom Kucharz.