Publicado: 16.02.2014 08:38 |Actualizado: 16.02.2014 08:38

Los estadounidenses se oponen al bloqueo económico contra Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una reciente encuesta realizada en los EEUU pone de manifiesto la oposición de la mayoría de los estadounidenses, hispanos y cubanoamericanos al embargo económico que pesa sobre Cuba desde hace más de medio siglo. La respuesta del Gobierno de Barack Obama es que, de todas formas, mantendrá esa política hacia la isla. En las filas de los "embarguistas" aumentan las bajas con importantes políticos y empresarios cambiándose la casaca públicamente. A la par, los grupos anticastristas se pelean por recibir parte de los 18 millones de dólares que Washington destina cada año a financiar a los disidentes cubanos.

La encuesta, encargada por la bipartidista Atlantic Council de Washington, revela que el 56% de los estadounidenses está a favor de un cambio en la política hacia la isla, mientras que el porciento crece al 62% entre los hispanos. Pero la gran sorpresa y paradoja es que el mayor número de personas contrarias al embargo (63%) se encuentran en Florida, lugar de residencia de la mayoría de los emigrados cubanos.

Más del 60% de los norteamericanos desean aliviar las restricciones económicas y levantar las limitaciones a los viajes. Un 77% considera útil negociar con las autoridades cubanas temas de seguridad, tráfico de drogas y contrabando, a la par que la mayoría de los encuestados propone sacar a Cuba de la lista de países que apoyan al terrorismo. Los resultados del sondeo han repercutido tanto en los EEUU que el periódico The New York Times aseguró que demuestran el fracaso de la política de aislamiento emprendida hace medio siglo contra La Habana.

La respuesta del Gobierno de Barack Obama no se hizo esperar, un portavoz del Departamento de Estado aseguró a la prensa que aún consideran el embargo económico como "un importante recurso para espolear más cambios positivos en la isla, así que vemos su continua aplicación como supeditada al ritmo y la naturaleza de esos cambios". Dicho en pocas palabras, digan lo que digan los ciudadanos estadounidenses se seguirá con la política de bloqueo económico contra Cuba.

Además, por estos días los grupos anticastristas se pelean por quién recibirá la mayor tajada de los 17,5 millones de dólares que cada año Washington entrega para financiar la actividad política de la disidencia dentro de la isla. Los congresistas cubanoamericanos castigaron a la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) de los EEUU, impidiéndole recibir parte de los fondos. Le cuestionan entregar las donaciones a otras organizaciones anticastristas ligadas a la Fundación Nacional Cubanoamericana de Miami. En respuesta, un directivo de FNCA, Pepe Hernandez, dijo a la prensa que el congresista Mario Lincoln Diaz Balart "le está haciendo un favor enorme al Gobierno castrista".

La FNCA denunció en el pasado que más del 80% de ese financiamiento desaparece en Miami. Una fiscalización del Congreso de los EEUU (GAO) descubrió facturas que demostraban que gran parte del dinero destinado a los disidentes se gastaba en Miami, en abrigos de cuero, sierras eléctricas o chocolates caros. Incluso uno de los lideres anticastristas fue arrestado por apropiarse de 500 mil dólares de esta ayuda.

El barco del Embargo hace agua y algunos ya han empezado a buscar botes salvavidas. Acérrimos partidarios del bloqueo económico, como el magnate azucarero cubanoamericano Alfonso Fanjul, con cuyo dinero se financió parte de la actividad de los grupos anticastristas, visitó Cuba y expresó, de forma pública, su interés en invertir. Antes, ya lo había expresado el empresario Carlos Saladrigas, quien ha visitado varias veces el país, apadrinado por la Iglesia Católica.

La última sorpresa la dio el ex gobernador de Florida, Charlies Crist, quien en el pasado fue uno de los más férreos defensores de la presión económica contra la isla. "El embargo no ha logrado nada en más de 50 años para cambiar el régimen en Cuba", dijo Crist y agregó que "desde un punto de vista egoísta, como floridano, me gustaría que eso pasara -el fin del embargo- porque en la isla hace falta mucha construcción y el sur de la Florida jugaría un importante papel en ello y realmente se crearían infinidad de empleos".

The Huffington Post, el blog de noticias más leído de los EEUU sintetiza el sentimiento mayoritario de los norteamericanos, enumerando siete razones para levantar el bloqueo contra Cuba: el resto del mundo lo odia, es ineficaz, es caro, es antidemocrático, Cuba no es una amenaza, daña a la gente común y ha pasado demasiado tiempo, tanto que "ha sobrevivido a 11 presidentes de Estados Unidos, sin ningún éxito. Denle un descanso".