Público
Público

Los estudiantes británicos se echan de nuevo a la calle

Se concentran en torno al Parlamento de Londres en protesta contra la subida de las matrículas universitarias, que se vota hoy en la Cámara de los Comunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los estudiantes británicos han vuelto a movilizarse para protestar contra la subida del precio de las matrículas universitarias. Y más hoy, cuando la Cámara de los Comunes votará el plan del Gobierno, con lo que culmina también varias semanas de divisiones políticas.

Miles de estudiantes, llegados de diferentes puntos del país, están congregados en torno al Parlamento de Londres. De momento, el saldo de la protesta son dos agentes heridos y siete detenidos. La ira de los manifestantes se concentra, sobre todo, contra el partido liberaldemócrata, minoritario en el Gobierno de coalición con los conservadores, al que acusan de haber roto su promesa electoral de oponerse a la medida.

La coalición que preside David Cameron ha decidido triplicar el precio de las matrículas universitarias hasta un tope de 9.000 libras anuales (10.710 euros). Varios diputados liberaldemócratas se han opuesto al plan, defendido, sin embargo, por el líder del Partido, Nick Clegg, y su correligionario, el ministro de Empresa, Vince Cable, quien afirmó en la Cámara de los Comunes que los planes del Gobierno son justos y servirán para mantener la calidad de las universidades.

La protesta de hoy es una manifestación más de estudiantes, que han llegado a ocupar algunas universidades del país en señal de protesta. En consonancia con ellos, el responsable de Educación de la oposición laborista, John Denham, dijo que el incremento de las matrículas se debe a la decisión del Gobierno de recortar drásticamente la financiación de las universidades.

La elevación de las matrículas afectará sólo a los estudiantes de Inglaterra

Por su parte, Aaron Porter, presidente del Sindicato Nacional de Estudiantes, instó a los diputados a hacer 'algo que les honre, votando en contra de tan dañinas propuestas'. En tanto, y para calmar los ánimos de los estudiantes, el Gobierno requerirá de las universidades que protejan de algún modo la posibilidad de acceso a los estudiantes más pobres siempre y cuando sus matrículas universitarias superen las 6.000 libras anuales (7.140 euros).

La elevación de las matrículas afectará sólo a los estudiantes de Inglaterra ya que en Escocia la enseñanza superior sigue siendo gratuita y el Gobierno de Gales ha prometido a los galeses que no tendrán que pagar más que ahora aunque estudien en universidades inglesas. El Gobierno norirlandés no ha decidido de momento qué hará con la subida de las matrículas.