Público
Público

Los estudiantes italianos asaltan el Senado en Roma

Protestan contra el plan de recortes de la educación pública del Gobierno de Berlusconi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los estudiantes italianos volvieron a la calle por segunda vez en siete días para protestar contra la reforma universitaria y los recortes a la escuela pública propuestos por el Gobierno. La movilización fue especialmente fuerte en Roma, donde un grupo de universitarios se lanzó al asalto del Senado. La Cámara debatía ayer el decreto ley presentado por la ministra de Educación, Maria Stella Gelmini. El texto, que prevé un tijeretazo de casi el 90% en las becas, así como la reducción de las clases y la limitación a un profesor por aula en los institutos, será aprobado previsiblemente este jueves.

El momento de mayor tensión se vivió cuando parte de la comitiva de la manifestación de estudiantes entró en el Palazzo Madama, sede del Senado, y trató de irrumpir en la sala en la que se debatía la reforma. La policía cargó contra los estudiantes con dureza como se ha podido ver en varios vídeos distribuidos en internet. Los enfrentamientos se saldaron con dos estudiantes detenidos y 27 denuncias.

Mientras tanto, facultades e institutos se paralizaban en todo el país y Gelmini acusaba a los estudiantes de estar dirigidos por la oposición y los sindicatos. La propuesta de la ministra reduce de 246 a 25,7 los millones destinados a las becas de investigación universitaria para el año que viene. Y en 2012, la cifra se reducirá hasta sólo 13 millones. También se fusionarán diversas facultades y disminuirá el número de clases para 'racionalizar' el presupuesto de la universidad.

En lo que se refiere a la escuela, la reforma establece la figura del profesor único, lo que implica que sólo habrá un maestro por clase más el especialista en inglés, que se convierte en asignatura obligatoria. Esta medida, según los sindicatos, conllevará el despido de 87.000 personas en tres años. La reforma, además, reduce la carga lectiva a 24 horas semanales y disminuye un 7% los fondos para los colegios.