Publicado: 15.11.2013 16:11 |Actualizado: 15.11.2013 16:11

Estudiantes y sindicatos salen a la calle en Italia contra la austeridad

Protestan contra el proyecto de Ley de Presupuestos para 2014 aprobado por el Gobierno de Letta. En varias ciudades se han repetido enfrentamientos con la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Italia vivió hoy una jornada de protestas en numerosas ciudades, entre ellas Roma y Milán contra las últimas medidas económicas aprobadas por el Gobierno de Enrico Letta. Con estas marchas, convocadas por los sindicatos de base CGIL, UIL y CISL y a las que se sumaron los estudiantes, se buscaba evidenciar la oposición al proyecto de Ley de Presupuestos para 2014 aprobado por el Ejecutivo el pasado 15 de octubre y que se encuentra en tramitación parlamentaria. Mientras los sindicatos pedían menos impuestos sobre el trabajo y las pensiones,el movimiento estudiantil ha salido en defensa de la Universidad pública y contra los recortes en Educación. 

Las protestas de este viernes cierran, además, cinco días de movilizaciones en toda Italia, que han incluido huelgas en diversos ámbitos del sector público con paros de cuatro horas, distribuidos de forma escalonada en las diferentes regiones del país. Durante los actos de protesta de hoy, en algunas ciudades, como en Roma, se vivieron momentos de tensión cuando un grupo de jóvenes que marchaban por el centro de la capital intentaron romper el cordón policial con el que las fuerzas del orden blindaron la zona.

En Roma los estudiantes han chocado con el cordón policial cuando se dirigían al Senado

Asimismo, según informaron los medios de comunicación italianos, en Milan otro grupo de varias decenas jóvenes se separó de la manifestación principal e irrumpió en las oficinas de Google, realizando pintadas en las paredes de la entrada del edificio, mientras que en otras ciudades, como Turín, algunos estudiantes lanzaron huevos contra la sede del Ministerio de Educación. En Nápoles se registraron cargas policiales contra algunos estudiantes, que lanzaron botellas y piedras contra los agentes, quienes reaccionaron con botes de humo, según el testimonio de algunos de los participantes en la marcha.

Los sindicatos piden al Gobierno medidas destinadas a reducir los impuestos sobre los trabajadores y los jubilados, así como que se destinen recursos para revalorizar las pensiones y que se actúe para mejorar la eficiencia del gasto público. "Hay que decir 'no' a una Ley de Presupuestos que mira solo a la reducción de la deuda pública, mientras que existe una política que la hace aumentar (...) Nos estamos jugando el futuro del país", aseveró la secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso, durante su intervención ante miles de manifestantes en Milán.

La representante de la CGIL se preguntó: "¿Cómo es posible decir que Italia es un país moderno si las empresas estratégicas cierran? ¿Como se puede decir que existen perspectivas si no damos un respiro a las retribuciones (salariales) y a las pensiones?", al tiempo que atacó al Gobierno de Letta y lo acusó de no cumplir sus promesas. Así, pidió que el primer ministro preste mayor atención a los trabajadores y los pensionistas y acabe con los "cuentos", como el de decir que "la crisis se ha acabado" y que en 2014 comenzará la recuperación económica, porque -agregó- "la recuperación existirá solo cuando los trabajadores no tendrán miedo a diario de perder su puesto de trabajo".

Bruselas teme que Italia "no respete las reglas sobre el déficit del Pacto de Estabilidad" Mientras tanto, la Comisión Europea hoy se pronunció sobre el proyecto de Ley de Presupuestos aprobada por el Gobierno italiano y consideró que "evidencia progresos limitados" con respecto a las recomendaciones sobre las reformas estructurales presentadas durante el Consejo Europeo de mayo pasado. Por ello, Bruselas teme que Italia "no respete las reglas sobre el déficit que contiene el Pacto de Estabilidad", toda vez que señala que las medidas presentadas "no consentirán que Italia respete los objetivos" para la reducción de la deuda pública el próximo año.

Los presupuestos para 2014 aprobados por el Gobierno italiano a mediados de octubre prevén intervenciones por valor de 11.600 millones de euros para el próximo año e incluyen recortes de cerca de 4.500 millones, entre otros puntos.