Publicado: 28.11.2016 19:56 |Actualizado: 28.11.2016 20:19

Las militares canadienses denuncian 1.000 casos de abuso sexual al año

Se trata de un estudio pionero en la identificación de esta lacra en los ejércitos OTAN. En España, el exministro Morenés afirmó en el Congreso que "ese problema no existe en las Fuerzas Armadas españolas" 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Militar de las Fuerzas Armadas canadienses. OTAN

Militar de las Fuerzas Armadas canadienses. OTAN

OTTAWA.- Hasta 960 miembros de las Fuerzas Armadas canadienses han denunciado haber sido víctimas de acoso sexual en el último año, mientras que el 27% de las mujeres militares del país norteamericano confiesan haber sido acosadas en algún momento de su carrera, según un informe de Instituto de Estadística de Canadá publicado este lunes.

De acuerdo con la encuesta, encargada por el propio ejército canadiense, sacó a la luz que el 1,7% de las mujeres militares habían sufrido acoso sexual en los últimos 12 meses, casi el doble que la tasa del 0,9% que existe entre la población civil del país. Hasta 840 militares denunciaron tocamientos indeseados, 150 denunciaron ataques sexuales y 110 haber sido forzados a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento. 

El estudio, que obtuvo 43.000 respuestas y una tasa de respuesta del 61%, encontró que las mujeres denunciaron hasta cuatro veces más que sus compañeros hombres haber sido víctimas de abusos sexuales en el último año. El 15% de los miembros de las Fuerzas Armadas canadienses son mujeres. 


"La conducta sexual
agresiva es un problema
real en nuestra
institución, lo sabemos", ha dicho el JEMAD canadiense

El jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) del país, el general Jonathan Vance, afirmó que los resultados eran esperados y deben dar qué pensar. "La conducta sexual agresiva es un problema real en nuestra institución, lo sabemos, y estamos tratando de abordarlo de frente", dijo Vance en una conferencia de prensa: "Estoy más motivado que nunca para eliminar este comportamiento y a sus perpetradores de nuestras filas".

Vance lanzó la Operación Honor en 2015, un programa militar para abordar la problemática de los delitos sexuales entre los soldados, después de una investigación externa dijo que las Fuerzas Armadas de Canadá tenían una cultura sexualizada subyacente, hostil con las mujeres y los homosexuales.

El estudio es pionero en la investigación de esta lacra en los ejércitos occidentales. En las Fuerzas Armadas de EEUU, el problema aún no ha sido investigado, según un informe del Pentágono publicado el pasado mayo.  



Morenés: "El acoso sexual no existe en las Fuerzas Armadas"

La manera de encarar las denuncias de acoso sexual en el ejército del JEMAD canadiense contrastan con la posición que adoptó la cúpula militar española y el ex ministro de Defensa, Pedro Morenés, cuando esta lacra llegó a la actualidad española de la mano de la comandante retirada Zaida Cantera. 

"El acoso sexual en el Ejército es un 400% menor que en el resto de la sociedad", afirmó Morenés

"El acoso sexual es un problema que no existe en las Fuerzas Armadas", aseveró Morenés en el Pleno del Congreso, apenas unas horas después de que la militar denunciara haber sido víctima de acoso laboral y mobbing tras denunciar acoso sexual por parte de un superior. "La incidencia de los delitos de acoso sexual en el Ejército es un 400% menor que en el resto de la sociedad", manifestó entonces, basándose en las denuncias registradas por militares.

El ministro llegó a acusar a Irene Lozano, entonces diputada de UPyD y responsable de llevar el caso de Cantera al Congreso, de "levantar un circo mediático" para "manchar el buen nombre de las Fuerzas Armadas".

Días después, Morenés rectificó y escuchó las críticas sobre la dificultad que sufren las militares españolas para denunciar el acoso sexual, debido a que debían hacerlo ante su mando directo, que en ocasiones podía ser el propio acosador, o actuar como desincentivador. El ministro anunció un nuevo protocolo contra el acoso sexual en las Fuerzas Armadas, que la propia Zaida Cantera, hoy diputada socialista, calificó de "lamentable, desprecia a la víctima".