Público
Público

Europa La Eurocámara aprueba una reforma electoral que discrimina a los nacionalistas

PDeCAT, ERC, PNV o Bildu podrían quedar fuera del Parlamento Europeo tras la aprobación de los umbrales mínimos de voto en las elecciones europeas, que oscilarán entre el 2% y el 5%

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Vista general del Parlamento Europeo. (REUTERS)

El pleno de la Eurocámara aprobó este miércoles una reforma de la ley electoral europea que obligará a España a establecer un umbral mínimo de entre el 2% y el 5% para que los partidos obtengan representación en el Parlamento Europeo a partir de las elecciones europea de 2024.

La norma establece ese nuevo mínimo para las circunscripciones de más de 35 escaños (como es el caso de España, con una circunscripción única en los comicios europeos) y evitar una mayor fragmentación de la Eurocámara, un argumento que no comparten los detractores, la mayoría partidos minoritarios, que consideran se busca reducir la pluralidad.

La reforma electoral europea recibió en el pleno 397 votos a favor, 207 en contra y 62 abstenciones. Para ser una realidad definitivamente deberá también ser aprobado por los líderes de los países europeos de forma unánime.

Ese umbral ya existe en todos los países con más de 35 eurodiputados menos España y Alemania, y es este último país el que más ha presionado para su establecimiento lo antes posible, con el fin de frenar a formaciones euroescépticas como Alternativa para Alemania, que en las encuestas obtiene ya sin embargo más del 5%.

De hecho, Alemania aspiraba a implementarlo para los elecciones del próximo año, aunque no está claro que pueda llevarlo a cabo porque los partidos detractores quieren llevar la medida al Tribunal Constitucional.

En cuanto a España, esta reforma obligará a cambiar la ley electoral, aunque ya de cara a la siguiente cita europea (mayo de 2024), porque no está permitido hacerlo un año antes de unas elecciones y las próximas son ya en 2019.

Si España optara por un umbral alto, el 5%, muchos partidos nacionalistas que se presentan en la circunscripción española quedarían excluidos. Si se toman como referencia los resultados de las elecciones europeas de 2014, sólo ERC y el PNV hubieran obtenido representación y eso porque fueron coaligados en Coalición por Europa junto a los nacionalistas canarios y los galleguistas de CxG. ERC y Bildu hubieran quedado fuera al no llegar a ese 5%. Si se optara por un umbral del 2%, es casi seguro que todos obtendrían representación. 

Tampoco hubiera obtenido representación en 2014 Ciudadanos, pero la medida ha sido muy bien acogida por su líder, Albert Rivera, quien ya ha propuesto establecer un umbral mínimo de representación en las elecciones generales en España. Rivera ha publicado un tuit al respecto que no deja dudas: 

En declaraciones a Efe, el eurodiputado Ramón Jáuregui (PSOE), que ha seguido de cerca las negociaciones, explicó que Alemania "presionó" por el establecimiento de un umbral de hasta el 5 % para restringir el acceso de formaciones minoritarias antieuropeistas.

Para el caso español, sin embargo, consideró que se abogará por no elevar del 2% el umbral mínimo por circunscripción para no restringir opciones de voto, tal y como demandan partidos minoritarios que se quedaron entorno a ese baremo en los últimos comicios como ERC, PNV, PDeCAT o BNG.

Ramon Tremosa (PDeCAT) dijo que lo aprobado por la Eurocámara "es un intento de jacobinismo electoral en Alemania" por parte de los dos grandes partidos que estarían "intentando conseguir por la puerta de atrás lo que el electorado no les da".

"Pedimos a las Cortes que cuando hagan la reforma electoral se decanten por el umbral mínimo posible. Si se va a imponer el 5%, entonces es posible que formaciones que obtienen un 25 % de los votos en Cataluña no tengan representación en Europa. Esto muy democrático y acorde con la pluralidad no sería", señaló por su parte Jordi Solé (ERC).

También desde los Verdes europeos, el ecologista alemán Sven Giegold criticó que Alemania haya querido "que Europa les haga el trabajo sucio para reformar su ley electoral después de haber fracaso en una anterior propuesta de umbrales a nivel nacional que tiró por tierra el propio Tribunal Constitucional germano".

Asimismo, la reforma aprobada recomienda a los países permitir a sus ciudadanos residentes en otros países de la UE votar en las elecciones a la Eurocámara, un asunto especialmente interesante para los casi millón y medio de europeos que viven en Suiza.

Por otro lado, la mayoría de eurodiputados españoles criticaron que se haya quedado por el camino legislativo las "listas cremallera" (hombre-mujer-hombre-mujer) o la posibilidad de dar voto a los europeos entre 16 y 18 años, entre otras.

Más allá del umbral, el Parlamento Europeo dio otras recomendaciones no obligatorias, dirigidas a impulsar el voto anticipado, por correo y electrónico.