Público
Público

La Eurocámara condena sin culpables la violencia en el Sáhara

Elude citar responsables. Marruecos califica la resolución de "parcial" e "injusta" y acusa al PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo ha condenado este jueves la violencia registrada en el desmantelamiento marroquí del campamento saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún, y exigió una investigación internacional. Sin embargo, ha preferido no citar ni a Marruecos ni al Frente Polisario en dicha declaración de condena. Por su parte, Marruecos ha lamentado la resolución y ha criticado al PP por su 'campaña hostil'.

Los eurodiputados aprobaron en una votación a mano alzada la resolución que habían pactado previamente todos los grupos políticos. En la resolución no se censura explícitamente la actuación de las autoridades marroquíes, pero sí se 'deplora' la pérdida de vidas y se lamentan los ataques a la libertad de prensa, por lo que se exige a Rabat que permita el libre acceso al Sáhara Occidental a periodistas, observadores y organizaciones humanitarias.

La Eurocámara deplora la pérdida de vidas humanas

El texto, con el que la Eurocámara fija su postura oficial sobre los sucesos de El Aaiún, expresa la 'máxima preocupación' de los diputados por 'el deterioro de la situación en el Sahara Occidental'.

Además, deplora 'la pérdida de vidas humanas y expresa su solidaridad a las familias de las víctimas, heridos y desaparecidos', al tiempo que llama a las dos partes a 'mantener la calma y a abstenerse de más violencia'.

La Eurocámara 'toma nota de la apertura de una comisión de investigación del Parlamento marroquí para arrojar luz sobre el desarrollo de los hechos', pero considera que 'las Naciones Unidas serían la instancia más adecuada para llevar a cabo un investigación internacional que esclarezca los sucesos, las muertes y las desapariciones'.

El Parlamento 'lamenta los ataques a la libertad de prensa e información que sufrieron muchos periodistas europeos' y 'deplora' la prohibición de entrada al Sahara Occidental que sufrieron prensa y diputados nacionales y europeos. En este sentido, 'demanda al Reino de Marruecos que permita el libre acceso y movimiento en el Sahara Occidental a la prensa, los observadores independientes y las organizaciones humanitarias'.

Además, los parlamentarios piden a la ONU un mecanismo de protección de los derechos humanos en el Sahara y expresan su 'preocupación' por las detenciones y supuestas agresiones a defensores saharauis de los derechos humanos.

Ayer Rabat se quedó sin aliados en el Parlamento Europeo. Todos los grupos políticos, con mayor o menor dureza, condenaron durante un debate en el pleno de la Cámara a Marruecos por el ataque al campamento de El Aaiún o el bloqueo a la entrada de periodistas y parlamentarios europeos.

También el PSOE, que elevó en Estrasburgo el tono diplomático utilizado por el Gobierno y la dirección socialista en España.

Por su parte, el Gobierno marroquí  ha calificado la resolución de 'parcial' e 'injusta'. El ministro de  Comuniación marroquí, Jalid Naciri, ha acusado al Partido Popular de llevar a cabo una 'campaña hostil' contra Marruecos.

 

Marruecos considera que se trata 'de una resolución precipitada, parcial, injusta y no objetiva'.  Lamentamos enormemente que el Parlamento Europeo, a cuyos componentes respetamos en tanto que encarnación de la voluntad popular europea, haya dado razón al Partido Popular español, que se ha implicado en una campaña hostil y desenfrenada contra Marruecos', ha añadido.

'Nosotros esperábamos que el Parlamento Europeo no se precipitara en el apoyo desconsiderado, injustificado y no objetivo a un partido cuyos cimientos colonialistas obsoletos son conocidos', ha incidido Naciri, que se ha preguntado 'por qué el PP, durante la larga noche franquista, no ha escrito una sola línea en favor del pueblo saharaui'.

En este sentido, ha advertido de que 'aquellos que creen que pueden amputar a Marruecos de su Sáhara, se equivocan'. 'Ahora hay un cierto número de aprendices de brujo que han hecho creer que Europa va a ganar todo poniendo a Marruecos de rodillas. Marruecos, pueblo orgulloso y que confía en sí mismo, no se arrodillará nunca', ha asegurado.