Público
Público

La Eurocámara se subleva contra las presiones de Rabat

La izquierda logra romper el silencio sobre El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo respondió ayer con un claro no a la ofensiva diplomática de Marruecos para evitar una condena europea al desmantelamiento del Campamento Dignidad de El Aaiún. Una mayoría de los eurodiputados votó a favor de enmendar el orden del día de la sesión plenaria que la cámara celebra esta semana, para incluir una toma de posición sobre la actuación de Rabat. El cambio de planes rectifica la decisión de los responsables de los dos grandes grupos parlamentarios, el popular y el socialista, que el pasado jueves habían forzado el retraso de la resolución hasta diciembre tras haberse reunido con el jefe de la diplomacia marroquí, Taïb Fassi Fihri.

El grupo Izquierda Unitaria (GUE) protestó contra lo que consideró una 'situación inaceptable', en palabras de João Ferreira. El eurodiputado pidió a la UE 'no dar la espalda' a los saharauis y romper con la resolución el silencio europeo sobre la incursión marroquí que los 27 ministros de Exteriores escenificaron en la reunión de ayer. El pleno de la Eurocámara fijará el jueves su posición escogiendo entre las propuestas de resolución que se presentarán hoy. Fuentes parlamentarias indicaron que, además de GUE y Verdes, una parte de los grupos liberal y socialista, así como la delegación española del Partido Popular europeo sumaron sus votos a la enmienda.

El Parlamento Europeo debate hoy resoluciones críticas con Marruecos

Toda resolución será en menor o mayor medida crítica con Marruecos, algo temido en Rabat. El borrador de resolución del grupo socialista incluye la exigencia de 'una comisión de investigación independiente bajo el mandato de la ONU', además del fin del bloqueo a periodistas. La de Izquierda Unitaria pedirá 'una condena del uso de la fuerza' por Rabat y exigirá 'congelar el Acuerdo de Asociación' entre la UE y Marruecos.

'Lo que es inaceptable es que Marruecos se investigue a sí mismo', razona Raül Romeva (ICV-Verds), cuyo grupo parlamentario pedirá que no se renueven los acuerdos pesqueros con Rabat. 'Europa tiene que expresar su condena a la forma en la que se desmanteló el campamento y los muertos o heridos que se produjeron', aseguró Romeva, porque 'hubo una vulneración flagrante' de las líneas rojas que Marruecos no debe pisar.

La ministra Trinidad Jiménez pide 'sensatez' a los eurodiputados

El equilibrio de fuerzas en una cámara fragmentada y sin disciplina de voto determinará la intensidad de la crítica a Rabat, pero el Gobierno español ya pidió a la Eurocámara que no vaya demasiado lejos para no entorpecer las conversaciones en la ONU entre el Gobierno marroquí y el Frente Polisario. La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, pidió 'sensatez' a los eurodiputados, argumentando que 'cada institución tiene un papel que jugar'.

La jefa de la diplomacia pidió a la Eurocámara que adopte 'la vía más razonable para encontrar soluciones', algo que para España pasa por blindar las conversaciones de la ONU. Jiménez habló sobre el Sáhara con Catherine Asthon, la Alta Representante para la Política Exterior, y los ministros francés, sueco y británico.

Sin embargo, los 27 eludieron tratar el tema de manera formal y lo harán el próximo 13 de diciembre, en la reunión del Consejo de Asociación con Marruecos.