Público
Público

Elecciones República Checa El euroescéptico Zeman revalida su cargo en las presidenciales de República Checa

El actual presidente de la República Checa gana la segunda vuelta de los comicios con el 51,8 % de los votos, frente al candidato independiente y europeísta Jiri Drahos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Milos Zeman y Jiri Drahos, candidatos a las presidenciales en República Checa 

El actual presidente de la República Checa, el euroescéptico Milos Zeman, ha ganado hoy la segunda vuelta de los comicios con el 51,8 % de los votos, frente al candidato independiente y europeísta Jiri Drahos, con más de 48,2 %, tras el recuento de los papeletas en un 98 % de los colegios electorales. Conforme a estos datos, el también ex primer ministro socialdemócrata, de 73 años, estará así otros cinco años en el Castillo de Praga, sede de la presidencia checa.

Drahos, un académico independiente sin afiliación ni experiencia política y ex-director de la Academia de las Ciencias, se había presentado como la respuesta europeísta a Zeman.

Zeman: retórica populista, mensaje anti-inmigración y postura anti-élite

Unos 8,3 millones de checos con derecho a voto estaban llamados a las urnas para elegir al jefe de Estado, con poderes más bien protocolarios, aunque con influencia a la hora de nombrar al primer ministro y a jueces. La participación en esta segunda vuelta electoral, que se ha celebrado el viernes por la tarde y esta mañana, ha sido superior al 66 %, unos 4 puntos más que hace dos semanas en la primera ronda.

Drahos había encabezado las encuestas previas a esta segunda vuelta, en parte gracias a su estilo moderado y cívico, en contraste con la retórica populista de Zeman, que promueve un mensaje anti-inmigración y anti-élite, junto a su amplia experiencia en política en calidad de antiguo líder de los socialdemócratas de centro izquierda y como primer ministro entre 1998 y 2002. El euroescéptico ha llevado a cabo ciertas concesiones de cara a la galería, como su izada de la bandera europea en el castillo de Praga tras alcanzar la presidencia hace cinco años, solo para acabar proponiendo un referéndum para la salida de la Unión Europea.