Público
Público

Europa celebra las excarcelaciones de disidentes

Cinco de los reclusos liberados llegarán a España en los próximos días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de que el pasado jueves se conociera la iniciativa del gobierno cubano de liberar a 52 presos de conciencia así como la decisión del disidente Guillermo Fariñas de abandonar su huelga de hambre, varios países europeos entre los que se encuentran Francia, Italia o Alemania y, por supuesto, España, han mostrado su disposición a acoger a alguno de los presos liberados.

Un primer grupo de cinco reclusos llegará en los próximos días a España, aunque el Gobierno espera que sean 'muchos más'. Fuentes del Ejecutivo español afirmaron ayer que los presos políticos que viajarán a España lo harán con un estatuto cubano de emigrantes y no de asilados políticos, algo que para el Gobierno español es una 'novedad' que ha ponerse en valor con respecto a las liberaciones anteriores. Esta condición deja abierta la posibilidad de un posible regreso a la isla, aunque para ello tengan que pedir autorización a las autoridades cubanas.

Las reacciones por parte de las autoridades europeas tampoco se hicieron esperar. El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, aseguró ayer en un comunicado que la actitud de Fariñas ha ayudado 'enormemente' a la causa de los presos de conciencia en Cuba. Para Buzek, esta decisión significa que hay esperanza en que las autoridades cubanas empiecen a tomar en serio las peticiones de libertad de expresión del pueblo cubano aunque apuntó que el Parlamento Europeo 'no olvidará a todos aquellos cubanos que buscan una sociedad libre' y que 'espera más pasos de las autoridades cubanas'. Asimismo, el líder polaco señaló su confianza en que 'esta liberación sea el principio de una nueva tendencia democrática' y no un hecho aislado. Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, recalcó que esta decisión 'debe ir acompañada de otros gestos' y subrayó la necesidad de 'avanzar hacia la democratización' en la isla.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, que había entablado contacto hace varios meses con las autoridades cubanas en relación a los casos de opositores en huelga de hambre, celebró ayer el compromiso de Cuba y la decisión de Fariñas. 'So pasos muy importantes hacia el respeto de los derechos humanos', afirmó su portavoz.La nota crítica la puso el New York Times afirmando en su editorial que este gesto 'no debería llevar a ilusiones'.