Público
Público

Europa debatirá el auge del extremismo violento

Los ministros de Interior y de Justicia tratarán de dar un giro a esta tendencia analizando en su reunión de septiembre las causas y la prevención del extremismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El auge de la extrema derecha xenófoba es una amenaza que se ha ido expandiendo como un virus en las democracias de casi toda Europa, pero hasta ahora no ha sido tratada como un problema europeo. En vez de buscar una raíz común, desde la Unión Europea se ha dejado al albur de muy diversos sistemas legislativos nacionales, que desde los atentados del 11 de septiembre han concentrado sus energías en los riesgos del terrorismo islamista.

Los ministros de Interior y de Justicia tratarán de dar un giro a esta tendencia analizando en su reunión de septiembre las causas y la prevención del extremismo. Así lo anunció ayer la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, a través de su página web. 'Contrarrestar el extremismo violento y la radicalización es un reto que necesitamos afrontar juntos', razonó. Su portavoz, Michele Cercone, aclaró que la reunión, que se celebrará a mediados de septiembre, se centrará en la 'radicalización' y la 'xenofobia'. El Ejecutivo comunitario aseguró también que estarán presentes representantes del Gobierno noruego, con los que la UE coopera en multitud de áreas, especialmente las económicas.

Los ministros de Justicia e Interior de la UE lo analizarán a petición de Zapatero

La reunión estaba ya en la agenda, pero ahora se centrará en estudiar la respuesta europea a un problema común subestimado en los últimos años tanto por las autoridades nacionales como por los servicios secretos de Noruega, así como por los organismos europeos de cooperación que tienen en la agencia Europol su máximo baluarte.

El anuncio se produce al día siguiente del llamamiento a la UE hecho por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. 'Es la UE la que debe tomar la iniciativa. He trasladado ya esta reflexión y espero que tenga una traducción concreta, debe tenerla', aseguró. Según Zapatero, los 27 deben a sus propios ciudadanos y a Oslo un acto de 'afirmación democrática' y un estudio profundo de las causas de la radicalización de la extrema derecha, así como métodos para combatirla.

Los ataques de Oslo y Utoyahan comenzado a producir reacciones en varios de los países miembros, que han dejado de considerar el terrorismo islamista como única amenaza. El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado ya que el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) estudia ya el refuerzo de las medidas de seguridad y lucha contra otras clases de extremismo. Reino Unido comenzará analizando cuánto del odio engendrado por Anders Behring Breivik se debe a sus debates con organizaciones de extrema derecha británicas, a las que profesaba admiración.

La Comisión estudia controlar la venta de fertilizantes como los que usó Breivik

La Comisión Europea recordó ayer que existe margen a nivel europeo para supervisar la venta de materiales susceptibles de ser utilizados para la fabricación de bombas, como los fertilizantes utilizados por Breivik. La propuesta no ha sido adoptada aún por el Consejo ni la Eurocámara, a pesar de que 'obligaría a cualquiera a tener permisos especiales para encargar grandes cantidades de esas sustancias y a que se documentasen las compras', según la comisaria Malmström.

Pero 'la legislación no puede ser la cura para todos los riesgos de actos violentos', como reconoce la comisaria. Por ese motivo, más allá de la lucha contra las expresiones más violentas de la extrema derecha, la UE debatirá cómo combatir las raíces del odio, que muestran en sus propias encuestas un incremento de ciudadanos contrarios a la inmigración o que la responsabilizan directamente del crimen. Según el último Eurobarómetro sobre las preocupaciones de los europeos, la inmigración está entre las dos más importantes para un 27% de belgas o austríacos, un 16% de los alemanes y un 17% de los holandeses.

La Comisión Europea anunció ayer el lanzamiento, el 9 de septiembre, de una 'red antirradicalización' contra el extremismo 'religioso, político e ideológico', según la comisaria Malmström,a la que estarán invitados expertos noruegos y que presentará un primer informe en la reunión de los ministros de Interior y de Justicia dedicada al extremismo.