Publicado: 10.08.2015 12:57 |Actualizado: 10.08.2015 12:57

Archivan investigación por "alta traición" contra periodistas alemanes

El fundador del blog investigado, Markus Beckedahl, celebró el cierre del caso: "Pero eso no nos basta. Queremos saber concretamente si hemos sido víctimas de medidas de vigilancia en los tres meses de investigaciones. Y queremos claridad sobre quién sabía qué en el gobierno".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El fundador del blog periodístico "Netzpolitik.org", Markus Beckedahl.- EFE

El fundador del blog periodístico "Netzpolitik.org", Markus Beckedahl.- EFE

BERLÍN.- La Fiscalía Federal alemana informó este lunes de que ha cerrado la investigación por un presunto delito de "alta traición" contra el portal de información "Netzpolitik", al que acusó de publicar secretos de Estado.

En un comunicado, la Fiscalía Federal explica que comparte el criterio del Ministerio de Justicia de que en este caso "los contenidos publicados" no son "secretos de Estado", frente a lo que defendió cuando salió el caso a la luz a finales de julio.



El caso, sin embargo, no acaba aquí, ya que la justicia alemana seguirá investigando los hechos por si se hubiese producido una violación del secreto profesional en la transmisión de la información publicada.

Las diferencias de criterio entre la Fiscalía Federal, de un lado, y el ministro de Justicia, Heiko Maas, y la canciller alemana, Angela Merkel, de otro, llevaron al cese del fiscal federal, Harald Range, en medio de una intensa polémica social, azuzada de forma unánime por los medios.

El caso saltó a la luz pública el 30 de julio, después de que la Fiscalía Federal comunicase a "Netzpolitik" la apertura de la investigación, a instancias de los servicios secretos, por la publicación de dos informaciones en las que se detallaba el incremento de las partidas de la inteligencia nacional para espiar las comunicaciones digitales.

Al día siguiente, el propio Range rectificó y dijo que la investigación quedaba "en suspenso" a la espera de un peritaje externo, mientras se desataban las críticas entre los medios alemanes y en las filas socialdemócratas, socio minoritario de la coalición de gobierno y partido de Maas, así como en la oposición.

Posteriormente, el ministro señaló que había hablado con el fiscal federal y se felicitó por la suspensión de las investigaciones ya que él las percibía como un ataque contra la libertad de prensa.

No obstante, el martes pasado el fiscal convocó a los medios sin avisar a Maas y criticó lo que tachó de "injerencia" del estamento político en la independencia del poder judicial.

Según medios alemanes, en contra de lo acordado con el ministro, el fiscal optó por llevar adelante el peritaje externo con la que pretendía fundamentar la sospecha de alta traición.
Esta ruptura llevó al cese de Range ese mismo día, ya que el cargo de fiscal federal es un puesto de designación política cuyo superior directo es el ministro de Justicia.

"Mi confianza en el trabajo del fiscal está rota de manera irreparable", dijo entonces el ministro en una breve declaración ante los medios.

El presunto delito de alta traición atribuido a "Netzpolitik", un modesto blog pero con notable repercusión en círculos políticos y mediáticos, ha pasado mientras tanto a un segundo plano, para trasladarse el debate al pulso entre el Ejecutivo y el ámbito judicial.

Además del respaldo de la canciller, Maas cuenta con el apoyo de su colega de Interior, Thomas de Maizière, cuyo portavoz ha insistido en que la demanda de los servicios secretos de su departamento fue "correcta", pese a que en opinión del ministro no había razón alguna para atribuir "alta traición" a ese medio.

La investigación abierta contra "Netzpolitik" se sustentaba en la revelación de extractos de documentos confidenciales de la Oficina Federal de Protección de la Constitución (BfV), los servicios secretos del interior.

Se trataba de informes sobre la creación de una unidad para la vigilancia de internet y para la detección y análisis de perfiles de radicales y extremistas en las redes sociales.