Público
Público

La cumbre de la UE volverá a abordar la tragedia de Lampedusa

No se esperan nuevas inversiones ni medidas concretas. El martes, los 28 aprobaron la puesta en marcha de un nuevo sistema de vigilancia de fronteras, Eurosur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE debatirán en la cumbre que celebran entre el jueves y el viernes cómo evitar nuevas catástrofes humanitarias como el naufragio del pasado 3 de octubre frente a la isla italiana de Lampedusa, en el que murieron más de 360 personas. 

Sin embargo, no se espera que concreten fondos adicionales o nuevas iniciativas - aunque el presidente español, Mariano Rajoy asegura contar con varias propuestas- como la operación de seguridad y salvamento en el Mediterráneo propuesta por la Comisión, que debería desempeñar FRONTEX, la agencia europea encargada de vigilar las fronteras de la unión. Italia ya ha presentado una nueva misión en las aguas del Mediterráneo, y ha pedido la ayuda a sus socios europeos, aunque de momento ésta no se haya materializado en medidas concretas (el último borrador de conclusiones de los ministros se limita a definir los principios que rigen la política de inmigración de la UE).

En 2012 el número de inmigrantes llegó hasta 72.000, duplicando las cifras registradas un año antes

El martes, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea aprobaron un nuevo Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (Eurosur) para mejorar el control de las embarcaciones de inmigrantes 'sin papeles' que tratan de llegar a la Unión Europea por el Mediterráneo, mediante una colaboración más estrecha entre los Estados miembros en la gestión de las fronteras exteriores de la UE.

Con todo, Eurosur no es un mecanismo nuevo, ya que la planificación de este sistema comenzó en 2008. Los países del sur lo aplicarán desde diciembre, mientras que el resto de países de la UE tendrán hasta finales de 2014 para incorporarse, aunque Dinamarca, Irlanda y Reino Unido ya han decidido no formar parte de este proyecto.

Según los ministros, la red Eurosur mejorará la detección, prevención y lucha contra la inmigración irregular y la delincuencia organizada que negocia con el tráfico de personas y, tras la reciente tragedia ocurrida en Lampedusa, es vista también como una herramienta para evitar nuevas muertes de refugiados en alta mar.

Además, servirá para reforzar la vigilancia de las fronteras exteriores de la Unión Europea, en cooperación con FRONTEX y 'reducir así el número de inmigrantes irregulares que llegan a la UE sin ser detectados. Según esta agencia, en 2012 el número de inmigrantes llegó hasta 72.000, duplicando las cifras registradas un año antes.

A día de hoy, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha rechazado las críticas a la unión y ha insistido en que esta responsabilidad pertenece a los estados, pero no ha propuesto medidas concretas más allá de la creación de un grupo de trabajo en el que participan la Agencia de Control de Fronteras (FRONTEX), la Oficina de Asilo y Europol, que debe proponer iniciativas concretas en diciembre.

La CE propone crear un grupo de trabajo que recopile medidas concretas

Debe hacerse más a nivel europeo en términos de cooperación con los países de origen y tránsito y de los esfuerzos de los Estados miembros en materia de reasentamiento', ha resaltado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, en un debate ante el pleno de la Eurocámara.

La organización humanitaria Human Right Watch (HRW) también instó este miércoles a los líderes europeos a buscar medidas concretas. 'Los dirigentes de la UE deben hacer algo más que lamentarse y comprometerse a llevar a cabo acciones que ayuden a impedir la muerte de más emigrantes en alta mar', ha declarado la directora en funciones de Human Rights Watch para Europa Occidental, Judith Sunderland, en referencia al naufragio del barco en el que viajaban más de 500 inmigrantes, y al que sólo sobrevivieron 155 personas.

'Las nuevas propuestas para incrementar la vigilancia en el mar Mediterráneo deben centrarse en el salvamento de vidas, no en prohibir la entrada en la UE', ha advertido Sunderland. A juicio de Human Rights Watch, 'aunque lo presentan con el argumento de salvar vidas, muchas de las políticas de respuesta que se han propuesto reflejan la preocupación de la UE por impedir la emigración y prohibir la inmigración'.

HRW: 'Las propuestas para incrementar la vigilancia deben centrarse en salvar vidas, no en prohibir la entrada en la UE'

'La mejora de los esfuerzos para salvar vidas en el mar debe ir acompañada del respeto de otros Derechos Humanos fundamentales, como el derecho a la solicitud de asilo y la protección contra las torturas y los malos tratos', ha advertido la organización.

La llamada de atención de HRW se produce tras la polémica detención y deportación de una niña kosovar en Francia, que ha motivado importantes críticas incluso dentro del partido del presidente Hollande, y ha contribuido a avivar el debate en torno a la inmigración.

Además de la cuestión migratoria, que se abordará el viernes por la mañana, la agenda del Consejo Europeo que comienza este jueves está consagrada a la unión bancaria y a la economía digital y la innovación. Los líderes europeos pedirán de nuevo acelerar la puesta en marcha del fondo de 6.000 millones de euros para combatir el paro juvenil, que debe activarse en enero de 2014, y medidas para reactivar la financiación de las pymes.

Por lo que se refiere a la economía digital, evitarán apoyar expresamente la propuesta más destacada de la Comisión: eliminar los recargos por el uso del móvil en el extranjero, tanto para llamadas como para navegar por Internet, desde julio de 2014 y como muy tarde en 2016. Esta medida no genera suficiente consenso y podría retrasarse más allá de las elecciones europeas.

Los jefes de Estado y de Gobierno sí apoyarán mejorar el marco regulatorio para favorecer las inversiones en redes de fibra óptica o armonizar la gestión del espectro. También pedirán un acuerdo rápido sobre la norma que endurece la protección de datos personales en Internet. En este contexto, podrían debatirse las acusaciones de espionaje por parte de Estados Unidos a ciudadanos e instituciones europeas a través de Internet.