Publicado: 22.04.2015 12:16 |Actualizado: 22.04.2015 12:16

La destrucción de barcos de traficantes
de inmigrantes necesita el aval de Libia o la ONU

La misión de la UE pretende capturar los barcos utilizados para este fin con el objetivo de acabar con las redes de tráfico de personas que cruzan el Mediterráneo.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Un grupo de inmigrantes rescatado por la embarcación RBD llega al puerto de Corigliano Calabro (Italia)./ EFE

Un grupo de inmigrantes rescatado por la embarcación RBD llega al puerto de Corigliano Calabro (Italia)./ EFE

MADRID.- La misión civil y militar que la UE estudia poner en marcha para capturar y destruir los barcos que utilizan los traficantes de inmigrantes en el Mediterráneo necesita el aval previo de un Gobierno legítimo en Libia o, en su caso, del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Así lo ha precisado este miércoles el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE estudiarán en la cumbre extraordinaria convocada este jueves en Bruselas tras el último naufragio de inmigrantes frente a las costas libias, en el que han muerto más de 800 personas, lanzar una misión contra las redes que trafican con inmigrantes y que emplean en la actualidad barcos grandes para acercarles a las costas europeas.



Se trata de una de las diez propuestas planteadas por la Comisión Europea en una reunión esta semana de ministros de Interior y de Exteriores europeos y que contó en principio con el visto bueno de todos los Gobiernos, España incluida. "Está encima de la mesa", ha confirmado el ministro, que no ha podido avanzar cuál será la decisión que sobre este punto adopten los líderes europeos.

Eso sí, ha querido dejar claro que el lanzamiento de una operación así, similar a la que se lanzó en su momento en Somalia para luchar contra la piratería (Operación Atalanta) requiere de una "condición previa": que la solicite un Gobierno legítimo de unidad en Libia (que hoy por hoy no existe) o, en su defecto, que tenga el aval de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU autorizando el uso de la fuerza.

Lo peor está por venir

García-Margallo ha subrayado que entre el 1 de enero hasta el pasado 19 de abril intentaron embarcar en las costas de Libia 35.000 personas, fenómeno que previsiblemente se intensificará en los próximos meses con la llegada del buen tiempo.

"Estamos asistiendo a la mayor tragedia que ha presenciado la humanidad desde la II Guerra Mundial", afirma García-Margallo.

"No estamos ya ante una emigración de personas que embarcan en cayucos o pateras que pueden salir de cualquier playa. Estamos ante embarcaciones de mas de 30 metros de eslora que necesariamente tienen que hacer uso de puertos", ha señalado. El ministro se ha mostrado por tanto a favor de "hacer algo inmediatamente porque estamos asistiendo a la mayor tragedia que ha presenciado la humanidad desde la II Guerra Mundial".

Preguntado si España accederá a acoger a un número mayor de refugiados, se ha limitado a señalar que este país "hará el esfuerzo que pueda hacer".

Antes, en la sesión de control al Gobierno, ha puesto en valor la cooperación que España mantiene con países de salida de inmigrantes ilegales hacia nuestras costas, como Marruecos y Mauritania, lo que está impidiendo que se den en esas costas dramas como el vivido en el Mediterráneo este fin de semana.

Desde el Grupo Socialista, el diputado Miguel Angel Heredia ha pedido al Gobierno que no se limite a "pedir solidaridad", sino que aporte más medios a la Agencia europea de Control de Fronteras Exteriores (Frontex).