Público
Público

Evo Morales suspende la obra de la carretera que dividía un parque natural

El presidente de Bolivia considera "imperdonable" la violenta represión policial emprendida contra los indígenas que se oponían al proyecto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha anunciado que suspende la construcción de la carretera que iba a dividir un parque natural y ha calificado de 'imperdonable' la violenta represión policial del domingo contra la marcha indígena que se oponía a ese proyecto.

Hasta este momento, el mandatario había reiterado que la carretera iba a construirse 'sí o sí', lo que desató una escalada de protestas y una marcha indígena por la Amazonia que el domingo cumplió 41 días en rechazo a esa obra financiada por Brasil. La columna, de unos 1.500 indígenas, fue disuelta con violencia por medio millar de policías que golpearon y amordazaron a dirigentes de las etnias y mujeres y trasladaron por la fuerza a varios de ellos en autobuses y camionetas a pueblos vecinos.

'Los hechos de ayer dejan mucho que desear' El mandatario lamentó los excesos de la operación, que calificó de 'imperdonable', y anunció que una comisión de alto nivel formada por organismo internacionales y el Defensor del Pueblo investigará con profundidad lo sucedido.'Lamentamos, repudiamos, los excesos realizados el día de ayer a la marcha. No comparto, no compartimos, una violencia, un exceso, un abuso hacia los hermanos indígenas que estaban en la marcha', dijo el mandatario tras la oleada de protestas, incluida la dimisión de su ministra de Defensa, Cecilia Chacón. Al tiempo, pidió ayuda para aclarar si durante la represión murieron un niño y dos ancianos, como denunciaron los indígenas, la Iglesia Católica y los medios, aunque los cuerpos no han aparecido hasta ahora.

Aseguró que él, personalmente, nunca dispuso una intervención violenta como la producida, y que las autoridades encargadas del tema no han reportado víctimas, pero reconoció que 'los hechos de ayer dejan mucho que desear'. Los policías atacaron con gases y porras el campamento de carpas de los indígenas cerca del pueblo de Yucumo.

El subcomandante de la Policía, general Oscar Muñoz, aseguró que lo hicieron porque fueron amenazados por nativos armados con flechas, pero el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, dijo que los agentes actuaron cuando los indígenas estaban a punto de cenar y exigió a Morales el 'cese inmediato de la violencia', lo mismo que la oficina de la ONU en La Paz.

Los indígenas rechazan la carretera porque atravesará la reserva natural del Tipnis y temen que esa reserva ecológica sea depredada e invadida por los productores de coca, planta base para fabricar cocaína.