Publicado: 05.05.2015 11:23 |Actualizado: 05.05.2015 11:50

El exdictador de Panamá Manuel Antonio Noriega, a juicio por la muerte de un opositor

Noriega, que se encuentra en prisión en Panamá desde 2001 por la desaparición y muerte de otros opositores de su gobierno (1983-1989), se sentará en el banquillo el 21 de mayo por la desaparición de Heliodoro Portugal.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Imagen de Manuel Antonio Noriega el 4 de enero de 1990.

Imagen de Manuel Antonio Noriega el 4 de enero de 1990.

CIUDAD DE PANAMÁ.- El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, que cumple una sentencia de 60 años en prisión, se enfrentará a un juicio el 21 de mayo por la muerte de un opositor en 1970, dijo el lunes la Corte Suprema de Justicia.

Noriega, de 81 años, se encuentra en prisión en Panamá desde el año 2001 cumpliendo su condena por la muerte y desaparición de varios opositores durante su gobierno de facto entre 1983 y 1989.

El próximo juicio sería por la desaparición del opositor Heliodoro Portugal, aunque el abogado defensor de Noriega dijo que habían solicitado la cancelación de la cita judicial.



"Simplemente creemos que Manuel Antonio Noriega no puede ser llevado a ese proceso porque Panamá se comprometió a la hora de extraditarlo a no juzgarlo, ni investigarlo por delitos distintos a los que originaron su extradición al país", señaló el abogado Ezra Ángel.

Noriega fue extraditado en 2011 a Panamá desde Francia, donde cumplió varios años de condena por lavado de dinero.

La justicia panameña abrió una causa penal en 2010 contra Noriega en el caso de Portugal después de considerar que había razones para investigarlo, ya que cuando ocurrió el hecho era jefe de la extinta Guardia Nacional.

El exgeneral sufre hipertensión, complicaciones cardiacas y renales, además de problemas neurológicos y motrices debido a dos ataques cerebrovasculares, según la defensa y sus médicos personales.

Por la muerte de Portugal, el Gobierno del expresidente Martín Torrijos tuvo que pedir perdón e indemnizar a la familia, después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara al Estado panameño por el caso.