Público
Público

Un exdirector del 'NOTW' asesoró a los conservadores

Neil Wallis colaboró con Andy Coulson en la campaña electoral de 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dimensión política del escándalo de la prensa de Murdoch sólo circula en una dirección: la que menos conviene al Gobierno de David Cameron. Dos nuevas revelaciones conocidas ayer colocaron en una posición muy comprometida a los conservadores.

El exdirector del News of the World Neil Wallis, que fue detenido por la Policía la semana pasada, colaboró con la campaña electoral de los conservadores en 2010. El partido lo reconoció ayer tras varias pesquisas realizadas por el programa informativo Panorama, de la BBC.

Wallis trabajó con Andy Coulson, ex consejero de Cameron, con el objetivo de obtener la mejor cobertura posible en relación a una propuesta política determinada, de contenido aún desconocido, que los tories presentaron en la campaña. Según el partido, no recibió ninguna remuneración económica.

'Hemos sabido que (Wallis) pudo haber facilitado algún tipo de asesoramiento informal de forma voluntaria antes de las elecciones', dijo, midiendo mucho las palabras, un portavoz de los conservadores.

Los tories dicen no tener aún todos los detalles, pero lo que sí saben es que ni Cameron ni ningún otro alto cargo del partido conocían la implicación de Wallis.

La otra información algo embarazosa se conoció en la comparecencia del exjefe de Scotland Yard Paul Stephenson en la Comisión de Interior del Parlamento. Cuando le preguntaron por qué no había informado a Downing Street de la contratación de Neil Wallis como asesor de imagen de la Policía, dijo que eso ya había ocurrido en otras ocasiones.

Un consejero de Cameron había pedido a los jefes policiales que no 'comprometieran' al primer ministro con información sobre el escándalo de las escuchas.

Downing Street se vio obligado a difundir después dos emails para confirmar los hechos. En uno de ellos, el jefe de gabinete de Cameron, Ed Llewellyn, pidió en septiembre de 2010 a John Yates, número dos de Scotland Yard, que no sacara el tema de la investigación de los pinchazos telefónicos en una reunión que iba a celebrar con el primer ministro.

'Estoy seguro de que comprenderá que queremos dejar muy claro, tanto en su beneficio como el nuestro, que no hemos estado en contacto con ustedes sobre este tema', escribió Llewellyn.

En cierto modo, el jefe de Gabinete estaba cumpliendo con su trabajo, proteger a Cameron para poder decir luego que el primer ministro nunca tuvo nada que ver con esa investigación policial.

David Cameron comparece hoy en el Parlamento en el día extra que se ha añadido al calendario de sesiones a causa del escándalo. Informará sobre las investigaciones independientes ordenadas por el Gobierno.