Publicado: 08.07.2014 09:00 |Actualizado: 08.07.2014 09:00

Un execonomista del Banco Mundial gana las elecciones afganas, impugnadas por fraude

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El antiguo economista del Banco Mundial Ashraf Ghani ha sido proclamado vencedor de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 14 de junio, en base a los resultados preliminares de la que está llamada a ser la primera transición democrática en Afganistán. Su rival, Abdulá Abdulá, un antiguo combatiente contra los talibanes, denunció fraude masivo en los comicios y ha insistido en que el anuncio de los resultados debía aplazarse hasta que se retiraran los votos fraudulentos.

La Comisión Electoral Independiente (CEI) ha informado de que Ghani ha obtenido el 56,44% de los votos, mientras que su rival, el exministro de Exteriores Abdulá Abdulá ha logrado el 43,56%. Estos datos podrían variar aún, ya que el resultado definitivo no se dará a conocer hasta el 22 de junio. "El anuncio de los resultados preliminares no significa que el candidato en cabeza sera el ganador y es posible que el resultado pueda cambiar después de que inspeccionemos las quejas", ha explicado el director de la CEI, Ahmad Yousuf Nuristani.

Tanto el "número tres" del equipo de Abdulá, Mohamed Mohaqeq, como uno de sus portavoces, Mujib Rahman Rahimi, afirmaron al canal local Tolo Tv, entre acusaciones de fraude, que rechazaban el recuento de votos anunciado por la Comisión Electoral de Afganistán (IEC). "Para nosotros, estos resultados son ilegítimos y la IEC debería haber esperado a que finalizasen las negociaciones entre los dos equipos" de los candidatos para hacer el anuncio, aseguró Rahimi.

Poco antes de conocerse los datos del escrutinio de la ronda final de las elecciones, celebrada el 14 de junio, lo equipos de Abdulá y Gani habían acordado volver a contar los votos en 7.000 colegios electorales para asegurar la transparencia de los comicios. Rahimi dijo que más de dos millones de sufragios son ilegales, por lo que "nadie tiene el derecho de gobernar con votos fraudulentos", y remarcó que la comisión electoral será responsable de haber seguido adelante con el recuento a pesar de las denuncias.

El presidente de la IEC, Ahmad Yousef Nuristani, reconoció en una rueda de prensa en Kabul que hubo "problemas técnicos y fraudes" durante el proceso electoral, aunque ello no evitó el anuncio de los primeros resultados.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, advirtió este martes que Washington cancelará la ayuda financiera a Afganistán si se determina que el ganador en las elecciones presidenciales se hizo con el poder de forma ilegítima. "Cualquier acción para hacerse con el poder por métodos no legales le costará a Afganistán el apoyo financiero y de seguridad de EEUU y la comunidad internacional", afirmó en un comunicado Kerry, quien partió hoy hacia China para participar en la sexta edición del Diálogo Económico Estratégico bilateral. "Estados Unidos espera que las instituciones electorales afganas lleven a cabo una amplia revisión de todas las alegaciones razonables de irregularidades", dijo Kerry.

El titular de Exteriores estadounidense precisó, con todo, que eso no justifica el recurrir a la violencia o las amenazas de violencia o que se opte por medidas no constitucionales o amenazas en esa dirección. "El papel apolítico de las fuerzas de seguridad debe de ser respetado por todas las partes", afirmó Kerry, quien hizo un llamamiento a los líderes afganos para "mantener la calma".

División del país

Las denuncias de fraude por parte de Abdulá han hecho temer la división de Afganistán. Abdulá, hijo de padre pashtún y madre tayica, recibe buena parte de su apoyo de la minoría tayica en el norte de Afganistán. Por su parte, Ghani cuenta con el apoyo de las tribus pashtunes, la etnia mayoritaria del país, del sur y el este. Sin un líder aceptado por todos, Afganistán podría quedar dividido en dos o más feudos, o incluso volver la guerra civil que vivió en los años 1990.

Abdulá ha acusado a Karzai, también pashtún, de haber desempeñado un papel en el presunto fraude en favor de Ghani y ha dicho que aceptaría el resultado solo si viera pruebas contundentes de que los votos fraudulentos son apartados y el resultado final es limpio.

Al menos 17 personas -diez de ellas civiles y cuatro militares de la OTAN- murieron y otras ocho resultaron heridas este martes en un atentado suicida frente a un centro de salud en el norte de Afganistán, informaron fuentes oficiales. Se produjo a las 07.00 hora local (02.30 GMT) en la zona de Qalandarkhel Bagram, en la provincia de Parwan, y además de los civiles y de los miembros de la OTAN, de nacionalidad checa, murieron dos policías y el suicida, precisó el portavoz del gobernador provincial, Wahid Seddiqi.  El suicida detonó el chaleco con explosivos que llevaba frente a una clínica.

Un portavoz de las fuerzas de la OTAN en Afganistán (ISAF) aseguró a Efe que dos de los militares fallecieron en el lugar del atentado y los otros dos cuando eran atendidos de las graves heridas que sufrieron. La ISAF no confirmó la nacionalidad de los fallecidos, algo que corresponde a cada Estado de la organización multilateral.

Según los datos proporcionados por el portal independiente icasualties, en lo que va de año han muerto en Afganistán 46 soldados de la OTAN, 34 de ellos estadounidenses. El conflicto afgano se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde la invasión de Estados Unidos que propició la caída del régimen talibán hace doce años y el número de víctimas civiles ha aumentado en los últimos años.

El número de muertos civiles se situó en 2.959, mientras que el de heridos alcanzó los 5.656, un incremento del 7 % y del 17 % respectivamente en comparación con el año anterior, de acuerdo con la ONU.

Las tropas internacionales comenzaron en 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y a transferir por fases la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos. La ISAF concluirá su misión en Afganistán a finales de este año, pero Estados Unidos ha anunciado que mantendrá unos 9.800 soldados en el país hasta completar su salida total a finales de 2016.