Público
Público

Exitosa ofensiva del ejército sirio en el área de Damasco

El gobierno de Damasco ha dado un importante paso adelante para consolidar su control en el área de Damasco. En los últimos días tres localidades del este de la capital han caído en poder del ejército, una acción que significa un fuerte revés para los rebeldes y que dará más seguridad a Damasco.

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 9
Comentarios:

Explosión en el centro de Damasco provocado por el ejército sirio./REUTERS

Los barrios de Qabun, Barzah y Tishrin, situados al este de Damasco, se encuentran bajo el completo control del ejército sirio después de que el pasado viernes los militares y los yihadistas alcanzaran un acuerdo que está permitiendo evacuar a cientos de yihadistas y a cientos de sus familiares hasta el norte del país, concretamente hasta la provincia de Idlib, en la frontera con Turquía, que controlan los rebeldes asistidos por los países del Golfo y Estados Unidos y sus aliados.

El acuerdo del viernes fue posible después de que el ejército se hiciera con el control de una decena de túneles que los yihadistas usaban en Qabun para meter provisiones y armas procedentes de la zona de la Guta oriental, el gran oasis de Damasco que sigue en poder de los rebeldes. Una vez cayeron los túneles, a los yihadistas no les quedó más remedio que aceptar las condiciones del gobierno.

Las armas que recibían los yihadistas de Qabun provenían de otros yihadistas de la Guta oriental que cuentan con el apoyo de Arabia Saudí y otros países de la región, así como con la ayuda de Estados Unidos y sus aliados occidentales, es decir que eran armas occidentales con las que según los aliados se trata de imponer una democracia liberal de corte occidental, ignorando lo ocurrido en Irak tras la caída de Saddam Hussein en 2003.

Más de mil yihadistas han abandonado Qabun, hacia Idlib

El acuerdo del viernes hay que enmarcarlo dentro de las recientes disposiciones del presidente Bashar al Asad para impulsar la salida de los rebeldes de ciertas zonas para que se agrupen en la provincia de Idlib. De esta manera, el gobierno de Damasco va consiguiendo conquistar cada vez más territorio a costa de los yihadistas.

Los rebeldes y sus familiares han sido trasladados a Idlib a bordo de autobuses del gobierno, una vez se han consignado sus nombres en listas redactadas al efecto. La evacuación de Qabun ha servido para que 2.289 personas hayan viajado a Idlib, de las que 1.058 eran yihadistas, de acuerdo con la información disponible.

Algunos yihadistas exigieron al gobierno que se les trasladara a la Guta oriental, y no a Idlib, con la intención de seguir combatiendo desde allí al ejército junto con los demás yihadistas que hay en esa zona, pero el gobierno de Damasco se opuso. A diferencia de Qabun, Tishrin y Barzah, la Guta oriental sí que entró en el acuerdo de Astana de principios de mayo que declaró varias “zonas seguras” en el país.

Sin embargo, con la caída de esas localidades, la Guta oriental ha perdido su primera línea de defensa y es ahora más vulnerable, aunque no parece que vaya a ser atacada por el ejército de una manera inmediata habida cuenta de que el acuerdo de Astana la considera “zona segura”. Ahora Yobar es la principal localidad en poder de los yihadistas en el área de Damasco.

Explosión en el centro de Damasco provocado por el ejército sirio./REUTERS

En estos momentos, en Tishrin y Qabun el ejército está procediendo a limpiar la zona de minas que los yihadistas habían plantado para defender esos barrios del este de Damasco en su poder desde 2013 y que en algunas partes han quedado literalmente pulverizados por los bombardeos de la aviación y por el fuego de la artillería del gobierno.

Con el acuerdo del viernes mostró que los yihadistas habían perdido toda esperanza de resistir por las armas los embates del ejército, sobre todo tras la caída de los túneles que conectaban el barrio con el exterior, ya que sin armas no podían continuar con la resistencia. Ha sido una especie de rendición a cambio de la cual a los yihadistas se les ha permitido viajar a Idlib sanos y salvos en lugar de caer prisioneros.

Bashar al-Ásad ve en Qabun un paso hacia la "reconciliación"

El presidente Asad presenta este tipo de acuerdos, y el de Qabun no es el primero de esta naturaleza, como un paso en la vía de la “reconciliación” de los sirios, si bien nada indica que los yihadistas y el gobierno de Damasco estén dispuestos a tolerarse unos a otros y a trabajar juntos por el futuro de Siria.

Los rebeldes acusan al gobierno de “imponer cambios demográficos”, es decir de expulsar a suníes para entregar las casas a los chiíes, y no cabe duda de que después de la guerra se consolidarán algunos cambios demográficos que afectarán a las comunidades en función de su adscripción religiosa. No obstante, quienes tienen más interés en la discriminación religiosa son los suníes apoyados por los países del Golfo.

El área de Damasco es prioritaria para el gobierno y con los últimos acontecimientos se hará más segura para sus habitantes, aunque seguirá expuesta a operaciones puntuales de los rebeldes, especialmente desde la Guta oriental, el último bastión de los yihadistas en el área de Damasco. Ahora el ejército podrá destinar más tropas a otras zonas, como a la carretera entre Damasco y Homs, donde todavía existen bolsas de rebeldes.

El enviado de la ONU para el conflicto sirio, el sueco Staffan de Mistura, ha dicho que las negociaciones que se reanudarán en Ginebra a partir de este martes serán distintas de las anteriores en el sentido de que por primera vez participarán todas las partes en conflicto.