Público
Público

Explota un coche bomba en Bharéin a pocos días del GP de Fórmula 1

Los grupos chiíes se oponen a la disputa de la cuarta prueba del Mundial, que tendrá lugar este fin de semana en el circuito de Sakhir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo hizo explotar un vehículo frente a un centro comercial de Manama, pocos días antes del inicio del Gran Premio de Fórmula Uno de Bahréin -que se disputa el próximo fin de semana-, informó hoy a Efe la portavoz del Gobierno bareiní, Samira Rajab. Este ataque tiene lugar en medio de protestas de los opositores chiíes contra la disputa del Gran Premio de Fórmula Uno, que tendrá lugar en el circuito de Sakhir los próximos 19, 20 y 21 de abril.

Rajab, ministra de Medios de Información, explicó que el ataque fue perpetrado anoche por 'varios terroristas' en el distrito financiero de la capital, pero no causó ni víctimas ni daños materiales.

La portavoz apuntó que el vehículo resultó incendiado, mientras que un comunicado oficial de la Policía precisó que los 'terroristas' usaron una bombona de gas para hacer estallar el coche. La portavoz gubernamental aseguró que Bahréin ha tomado medidas estrictas de seguridad con miras a la carrera, aunque subrayó que ya tienen experiencia en acoger la Fórmula Uno.

Rajab negó, además, que haya manifestaciones o disturbios en el país y acusó a 'un grupo con un agenda especial' de propagar estas informaciones para evitar la disputa del Gran Premio. El pasado 8 de abril lanzaron cócteles molotov contra la sede del Gobierno bahreiní, en un infrecuente suceso que hizo temer una escalada de este tipo de ataques violentos.

Bahréin es escenario desde febrero de 2011 de protestas para pedir reformas políticas, que han desencadenado con frecuencia en disturbios, pero no en ataques contra sedes gubernamentales o reales. Las protestas están lideradas por la mayoría chií y han sido reprimidas por la minoría suní gobernante, que cuenta con el apoyo de las monarquías suníes del Golfo Pérsico.

El año pasado, miles de personas se manifestaron para pedir reformas y expresar su oposición al Gran Premio de Fórmula Uno, en unas protestas que también fueron reprimidas por la policía.