Público
Público

"La expulsión de Grecia del euro supondría el colapso del proyecto europeo en meses"

John Milios, responsable económico de Syriza, defiende que los planes de la austeridad han fracasado. "Se ha generado paro en lugar de empleo, recesión y deflación en lugar de crecimiento y aumento de la deuda en vez de una disminución" 

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

John Milios, responsable económico de Syriza, durante la entrevista. - SARA SERRANO

ATENAS.- John Milios, responsable del programa económico de Syriza y profesor de economía política en la Universidad Técnica Nacional de Atenas (NTUA), nos cita en el elegante hotel Gran Bretaña, situado en la céntrica plaza Syntagma de la capital griega.

A dos días de unas elecciones que pueden alterar el curso de los acontecimientos en la periferia europea, pedimos a Milios, una de las mentes más lúcidas de Syriza, que analice los posibles escenarios y obstáculos que se encontrarán a la hora de aplicar su programa económico. Porque como escribía el sofista griego Filóstrato: "Los dioses perciben el futuro, los hombres el presente y los sabios lo que se avecina."

¿Cuáles son los objetivos de Syriza en el plano económico?

El principal objetivo es cubrir las necesidades básicas de las personas sin recursos. Proveer de electricidad a aquellos que no pueden calentar sus casas, garantizar su alimentación y no permitir que haya nadie sin hogar por no poder pagar las facturas.

"El principal objetivo es cubrir las necesidades básicas de las personas sin recursos. Proveer de electricidad a aquellos que no pueden calentar sus casas, garantizar su alimentación"

Respecto a los miles de trabajadores endeudados con la Seguridad Social por el pago de impuestos, vamos a decirles que paguen lo que puedan y nunca más de un 30% de sus ingresos. Lo que les quede a deber no se les perdonará, pero aplazarán el pago hasta que puedan afrontarlo. Sólo con esta medida esperamos recaudar más de tres billones de euros en un año.

El tercer eje sería la estabilización del mercado laboral, combatiendo la economía sumergida y aumentando el salario mínimo de 586 euros a 750 euros para así incentivar la demanda y oxigenar a la pequeña y mediana empresa. Además, vamos a trabajar para combatir el desempleo generando trabajo en sectores necesarios tanto para la sociedad como para la economía. Por último, queremos afrontar la reforma de un Estado que, hoy por hoy, es corrupto, clientelista y poco transparente.

Uno de los primeros problemas que se encontraría un Gobierno de Syriza sería asegurar la fluidez en el mercado interno, ¿cómo se va a garantizar esto?

No tendremos problemas graves, respecto a la deuda del Estado griego, hasta el mes de julio. Pero queremos afrontar el problema antes, en los primeros meses de Gobierno. Estamos seguros de que podremos llegar a un acuerdo con las autoridades europeas que será beneficioso para ambas partes y que además permitirá a los inversores públicos invertir en Grecia. Vamos a estabilizar el país estabilizando su economía.

"Estamos seguros de que podremos llegar a un acuerdo con las autoridades europeas que será beneficioso para ambas partes"

Por otro lado, una de nuestras prioridades es la creación de un banco nacional de inversión. Necesitamos un sistema bancario propio como sucede en otros países como Alemania o Chipre. En Grecia, por ejemplo, ya no tenemos un banco que financie la agricultura o el desarrollo debido a las fusiones y cierres de entidades. Reconstruir un sistema bancario soberano que incentive la inversión y el desarrollo será una de nuestras primeras medidas.

Con el sexto tramo del rescate en suspenso por el FMI hasta después de las elecciones ─"Grecia no afronta necesidades inmediatas de financiación", aseguraba el portavoz de la institución dirigida por Christine Lagarde ─ , ¿cómo se va a afrontar el pago de la deuda?

Tenemos que renegociar los términos de la deuda. Ahora mismo, con los acuerdos del Gobierno precedente la deuda y la austeridad actúan como una trampa de recesión para Grecia.

Respecto a nuestra postura en la negociación, no somos dogmáticos y vamos a escuchar todas las opciones. Nuestro punto de partida es el acuerdo con respecto a la deuda que se le dio a Alemania en la Conferencia de Londres en 1953 debido a su fuerza ética y simbólica. Entonces, la República Federal de Alemania se encontraba en una situación similar a la que afronta Grecia hoy: atrapada por una inmensa deuda soberana y sin posibilidad de crecimiento. Grecia formó parte de los países que perdonaron gran parte de la deuda y le permitieron pagar el resto con una cláusula de exportaciones, parecida una cláusula de superávit. Gracias a eso fue posible el "milagro alemán".

"Los planes de austeridad no han logrado sus objetivos: se ha generado paro en lugar de empleo, recesión y deflación en lugar de crecimiento..."

Al mismo tiempo sabemos que hay otros métodos desde el punto de vista técnico, que pueden llevar al mismo resultado. Sin influir en el valor nominal de la deuda, sin transferirla de un país a otro y sin hacer que los contribuyentes tengan que pagar. Una de ellas es que el BCE tenga un papel más activo en la gestión de la deuda (pinche aquí ─PDF─para conocer más de la propuesta de Milios sobre el pago de la deuda).

Lo que está claro es que los planes de austeridad no han logrado sus objetivos: se ha generado paro en lugar de empleo, recesión y deflación en lugar de crecimiento, un aumento de la deuda soberana en lugar de una disminución...

Dice que los planes de austeridad han fracasado, incluso desde el punto de vista de quienes lo aplican, ¿cuál es entonces el motivo que les lleva a seguir apostando por los recortes?

Los poderes económicos no son estúpidos y saben lo que hacen. Lo que pasa es que tienen objetivos no declarados. Los planes de austeridad son funcionales al proyecto de clase de las oligarquías financieras que consiste en concentrar el bienestar, el poder y los beneficios en unas pocas manos a costa de la mayoría. El movimiento Occuppy supo leer entre líneas al afirmar "nosostros somos el 99%, vosotros sólo el 1%". Este es el sistema que tenemos que cambiar y ahora tenemos la oportunidad histórica de hacerlo comenzando en Grecia.

Hemos hablado de las medidas de emergencia que adoptaría Syriza pero, en un plazo más largo, ¿cuál es su proyecto económico?

"Nuestro objetivo económico a largo plazo es democratizar la economía haciendo partícipe a la gente de la evolución de nuestro país"

Nuestro objetivo económico a largo plazo es democratizar la economía haciendo partícipe a la gente de la evolución de nuestro país. Durante estos años de crisis hemos sido testigos de iniciativas muy interesantes de autogestión. Hemos visto como los trabajadores creaban cooperativas a partir de fábricas cerradas y empresas quebradas. Esto supone, no sólo una vía de supervivencia para los trabajadores, sino una nueva forma de economía: social y cooperativa. Pero para alcanzar esto no bastará con voluntad política, será necesaria la participación de la gente.

Además queremos hacer competitivo el país, no sólo en los sectores tradicionalmente fuertes de nuestra economía, como pueden ser la pesca, el petróleo, los metales pesados o los fármacos, sino apostando por las nuevas tecnologías y la economía verde.

Una de las demandas más extendidas entre la sociedad griega es la recuperación de empresas privatizadas como OTE (telefonía) o DEI (electricidad) y el cese de los procesos de privatización en marcha como el del agua, playas y bosques.

Estamos en contra de la privatización de todas las compañías que produzcan bienes de primera necesidad. Vamos a abrir los archivos y revisar todas las privatizaciones que se han producido en las que haya evidencias de escándalos y falta de transparencia.

Uno de los mayores escándalos del Gobierno de Samarás fue la creación del fondo para el desarrollo de la propiedad pública (TAIPED), y de un marco legal que protege a sus miembros, con el objetivo de mal vender los bienes propiedad del Estado. ¿Qué hará Syriza con este fondo?

Estamos estudiando casos similares en otros países para transformar el TAIPED en un fondo de inversión o en un fondo de apoyo al sitema de seguridad social.

Desde que se anunció el adelanto de las elecciones, la propaganda del miedo contra Syriza se ha intensificado: amenazas de Grexit (salida de grecia del euro), "nosotros o el caos", el "no hay alternativa"... Pero, ¿existe espacio en el marco de la Unión Europea para llevar a cabo un proyecto alternativo a la austeridad?

"Creemos en que podremos encontrar junto a otras fuerzas progresistas europeas el camino para construir una Europa social, justa y cohesionada"

Desde luego. Somos internacionalistas y creemos en que podremos encontrar junto a otras fuerzas progresistas europeas el camino para construir una Europa social, justa y cohesionada.
La expulsión de Grecia, o de cualquier otro país, de la eurozona no es posible porque crearía un precedente y los mercados empezarían a calcular el riesgo de salida de Italia, España o Chipre. Esto supondría el caos y el colapso del proyecto europeo en cuestión de meses.

Por otro lado, nosotros luchamos por los intereses de la mayoría, no por los de unos pocos exportadores. No queremos reemplazar la llamada devaluación interna, que es la austeridad, por una devaluación de la moneda que tendría las mismas consecuencias para los trabajadores. Vamos a permanecer en el euro y en la Unión Europea.

A lo largo de la historia el neoliberalismo ha sabido legislar para hacer sus conquistas irreversibles. Debido a una correlación de fuerzas normalmente desfavorable, los gobiernos progresistas no lo suelen tener tan fácil, ¿puede aspirar Syriza a mantener sus conquistas en el tiempo y trascender un gobierno de "salvación nacional"?

Este es un punto crucial, pues supone uno de los planes b del sistema. Que se produzca únicamente una breve interrupción del saqueo que permita al sistema regenerarse de nuevo. Nosotros tendremos que luchar por que no sea así.