Público
Público

Exteriores trabaja para "aclarar" la situación del barco de Proactiva retenido en Sicilia

El barco llegó el fin de semana al puerto italiano de Sicilia tras rescatar a 218 inmigrantes que se encontraban a la deriva en el Mar Mediterráneo. La retención se produjo por un posible delito de "promoción de la migración ilegal".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Astral, el barco de Proactiva Open Arms. Imagen de archivo de la organización

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, aseguró este lunes que las autoridades consulares trabajan para aclarar la situación del barco de Proactiva Open Arms retenido en Sicilia por un posible delito de "promoción de la migración ilegal".

"Tenemos desde ayer al consulado en Nápoles y al cónsul honorario en Catania en contacto con el capitán del barco y con los responsables de la ONG, que ya tienen una abogada allí, y están trabajando para aclarar los extremos de las acusaciones y despejar cualquier problema que haya", afirmó el político.

El fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, ha explicado este lunes que el barco de la ONG sigue retenido en un puerto de la isla italiana de Sicilia, donde llegó el fin de semana tras rescatar a 218 inmigrantes que se encontraban a la deriva en el Mar Mediterráneo.

La ONG española confirmó a EFE que la fiscalía de Catania, en la isla italiana de Sicilia, ha realizado un secuestro judicial preventivo de su barco y que se les ha abierto una investigación por fomentar la inmigración ilegal tras lo ocurrido en su último rescate.

"Estamos en una situación de toma del barco preventiva", ha relatado en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press, y ha añadido que prevén que se les acuse de un delito al haber trasladado al grupo de migrantes desde aguas libias hasta territorio italiano. "Hicimos la intervención en el mar y, una vez rescatados, pusimos rumbo al norte, hacia Italia, como hacemos siempre, e Italia no nos permitió la entrada" y obligó a que España tuviera que solicitar la entrada del barco a un puerto italiano.

Para Camps, ha recordado que cada vez hay menos organizaciones trabajando en el rescate de personas en el Mediterráneo y que el suyo no es la primera embarcación retenida en Italia.

Camps esgrimió entonces que proteger vidas humanas debe ser una prioridad de cualquier cuerpo --civil o militar-- y que así lo estipula el derecho, y que entregar a los rescatados a Libia "equivale a llevar una devolución en caliente", lo que contraviene el Estatuto de los Refugiados de la ONU.