Público
Público

Se extienden en el mundo árabe los ataques contra sedes de EEUU

Una persona muere y veinte resultan heridas en el ataque contra la embajada de Estados Unidos en Saná. En Egipto se registran nuevos disturbios, con más de 200 heridos. Mursi pide a sus diplomáticos en EEUU que denuncien al directo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos una persona ha muerto y decenas han resultado heridas este jueves en una oleada de ataques contra sedes diplomáticas de Estados Unidos en países musulmanes, tras el asesinato en Bengasi del embajador norteamericano en Libia, como reacción a la difusión de una película contra el islam. Además de en Yemen y Egipto, las protestas islamistas contra EEUU han estallado en Marruecos, Sudán y Túnez.

Cientos de manifestantes yemeníes irrumpieron el jueves en la embajada de EEUU en Saná en protesta por la película La inocencia de los musulmanes del director ultra israelí, Sam Bacile, cuya imagen del profeta Mahoma ha desatado la ira en varios países musulmanes y que ha sido motivo de los asaltos a las sedes diplomáticas estadounidenses en Egipto y Libia, donde fue asesinado el diplomático Chris Stevens y otros tres funcionarios. 

'Los que están detrás de este ataque son una banda que no está al tantro del poder que tienen las fuerzas sionistas, especialmente las que hicieron una película insultando al profeta', dijo el presidente yemení Abdrabuh Mansur Hadi, que pidió disculpas a EEUU por lo sucedido. 

La revuelta comenzó de madrugada, cuando un centenar de personas se agolpó delante de la embajada. Según informó Reuters, los guardias de seguridad trataron de dispersar las protestas disparando al aire. Sin embargo, los manifestantes rompieron las ventanas de las oficinas de seguridad frente a la embajada y después irrumpieron por la puerta principal del recinto fortificado.

En un primer momento, el Gobierno yemení aseguró a Reuters que no había habido 'ninguna víctima en los caóticos incidentes', aunque posteriormente, un balance médico hablaba de al menos un muerto y más de 20 heridos por los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes. La cadena qatarí Al Jazeera elevó el número de heridos a 30. Ambas fuentes coincidían en que hubo 12 detenidos.

Antes de comparecer, Hadi dijo en un comunicado que 'el Gobierno de Yemen cumplirá sus obligaciones internacionales y proporcionará la seguridad adecuada a los diplomáticos y todas las misiones extranjeras'.

Este jueves se han vuelto a reproducir las protestas en las inmediaciones de la embajada de EEUU en Egipto, que ya fue asaltada el pasado martes por la difusión de la cinta. Según la agencia estatal de noticias, el Ministerio de Sanidad dijo que 70 personas resultaron heridas y 23 fueron detenidas. La BBC estimó el número de heridos en más de 200.

Mursi ha pedido a sus diplomáticos en EEUU que denuncien al director del film El presidente Mohamed Mursi condenó en un discurso televisado el asalto a la embajada y el uso de la violencia: 'La libertad para expresar opiniones, protestar y manifestar posiciones está garantizada, pero sin asaltar propiedades públicas o privadas, misiones diplomáticas o embajadas'.

Eso sí, a Mursi no le ha sentado nada bien la difusión de la película y ha dado la orden a sus diplomáticos en EEUU para querellarse contra el director, informa MENA. 'Los egipcios estamos en contra de cualquier insulto contra nuestro profeta. Condeno y me opongo al que le insulte. Pero nuestra obligación es proteger a nuestros invitados y visitantes extranjeros. Hago un llamamiento a todo el mundo para que no se viole la ley y frenen los asaltos a las embajadas', añadió.

Además, en Teherán, unas 500 personas se concentraron ante la embajada de Suiza en protesta por el film. EEUU no tiene relaciones diplomáticas con Irán y es el Gobierno suizo el que se encarga de velar por los intereses estadounidenses en el país.

YouTube, la página web de vídeos propiedad de Google, no eliminará el clip de la película que se burla del profeta Mahoma y que desecandenó las protestas contra las embajadas de Estados Unidos en Egipto y Libia, pero sí que ha bloqueado el acceso en esos países.

La respuesta de Google a la crisis puso de relieve las dificultades a la que se enfrenta la compañía, y otras como ella, para equilibrar la libertad de expresión y los problemas legales y éticos en una época en la que los medios sociales pueden impactar en los sucesos mundiales.

Los analistas dicen que han visto cómo un puñado de empresas de internet suelen tener una actitud pasiva frente al discurso político polémico, tal vez motivado por consideraciones idealistas y por negocios.

En un breve comunicado el miércoles, directivos de Google rechazaron la idea de eliminar el vídeo ya que no violaba las políticas de YouTube, pero lo limitaron en Egipto y Libia debido a las especiales circunstancias en sendos países. 'Este vídeo -que está ampliamente disponible en la web- entra claramente dentro de nuestras guías y por eso permanecerá en YouTube', dijo Google en un comunicado.

'Sin embargo, dada la muy difícil situación en Libia y Egipto, hemos restringido temporalmente su acceso en ambos países'. La compañía añadió: 'Nuestros corazones están con las familias de las personas asesinadas en el ataque de ayer el Libia'.