Público
Público

Fallece en Buenos Aires el 'número dos' del dictador Videla

Albano Harguindeguy, de 87 años, fue ministro del Interior durante la dictadura. Estaba acusado de crímenes de lesa humanidad, tortura y violación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exgeneral Albano Harguindeguy, ministro del Interior durante la última dictadura argentina, murió el lunes a los 85 años de edad en su casa en Buenos Aires, donde cumplía arresto domiciliario por crímenes de lesa humanidad. Harguindeguy, exgeneral de división del Ejército, fue titular de Interior entre marzo de 1976 y marzo de 1981 y se le consideraba el 'número dos' del dictador Jorge Rafael Videla.

El exmilitar fue uno de los condenados en 1985 por el histórico juicio a las cúpulas militares de la dictadura y luego indultado en 1990 por el entonces presidente Carlos Menem (1989-1999), beneficio revocado por la Justicia en 2006, momento desde el cual estaba bajo arresto domiciliario. Desde marzo pasado, Harguindeguy era sometido a juicio oral, junto a otras ocho personas, por un tribunal de la ciudad de Paraná por delitos de allanamiento ilegal, privación ilegítima de la libertad, torturas, asociación ilícita agravada y homicidio agravado por alevosía cometidos durante la última dictadura en la provincia de Entre Ríos.

El próximo mes de marzo Harguindeguy y otros 17 imputados iban a ser sometidos a otro juicio oral en tBuenos Aires por delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del denominado Plan Cóndor, en coordinación con otras dictaduras suramericanas.

El pasado mes de agosto, había sido procesado junto a Videla y al exjefe del Tercer Cuerpo del Ejército argentino, Luciano Benjamín Menéndez, por un homicidio y 38 casos de allanamientos ilegales, privación ilegítima de la libertad, torturay tentativa de violación en la provincia de La Rioja, en el norte del país.

En julio fue procesado también con Videla y Menéndez, por su presunta participación en el asesinato del obispo Enrique Angelelli, en 1976. El exministro del Interior estaba siendo además investigado por el secuestro en Argentina de ciudadanos peruanos durante el Mundial de 1978, en el marco del Plan Cóndor.

En 2009 un tribunal argentino lo había considerado inimputable por alteraciones neurológicas en el marco de una causa en la que estaba acusado por el secuestro de los empresarios Federico y Miguel Gutheim durante el régimen militar.