Publicado: 01.12.2015 11:16 |Actualizado: 01.12.2015 11:16

Un fallo mecánico causó el accidente mortal de AirAsia en Indonesia en 2014 con 162 muertos

Los repetidos errores en el ordenador de control de vuelo del avión, debido a una grieta en la unión de una soldadura, llevó a que el piloto perdiese el control del aparato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cola del avión de pasajeros AirAsia QZ8501 visto en la cubierta de la nave Cresta Onyx después de ser recuperado del mar. REUTERS

Cola del avión de pasajeros AirAsia QZ8501 visto en la cubierta de la nave Cresta Onyx después de ser recuperado del mar. REUTERS

BANGKOK.- Un fallo mecánico fue la causa principal del accidente del Airbus 320-200 de AirAsia, vuelo QZ8501, que el 28 de diciembre de 2014 se estrelló en aguas de la isla de Borneo con 162 personas a bordo, anunciaron hoy las autoridades indonesias.

Los repetidos errores en el ordenador de control de vuelo del avión, debido a una grieta en la unión de una soldadura, llevó a que el piloto perdiese el control del aparato, dijo el Comité Nacional de Seguridad del Transporte de Indonesia en rueda de prensa en Yakarta, según la cadena de televisión Channel NewsAsia.



El informe final presentado hoy establece cuatro fallos antes de que la aeronave entrase "en un estado de bloqueo prolongado que estaba más allá de la capacidad de la tripulación de vuelo para recuperarse".

El defecto se localizó en el limitador de deflexión del timón, controlado por los FAC (sigla de Flight Augmentation Computer).

El servicio de mantenimiento de AirAsia Indonesia, filial de la compañía aérea malasia, tenía conocimiento de la deficiencias de esta pieza.

"En lo meses previos al accidente, los fallos en el RTLU (sigla de Rudder Travel Limiting Unit, unidad limitador de deflexión del timón) habían sucedido con mayor frecuencia", señaló el indonesio Nurchayo Utomo, jefe de la investigación del accidente.

El problema hacía que el limitador de deflexión del timón emitiese alertas de error y los pilotos solucionaban el mal funcionamiento reiniciando el ordenador.

El avión perdió el contacto con los controladores de tráfico aéreo poco después de que le dieron permiso para ascender a 34.000 pies debido a las malas condiciones climatológicas derivadas de una tormenta.

Sin embargo, las imágenes de satélite han mostrado las nubes de la tormenta, que alcanzaron los 44.000 pies, y el comité ha descartado que el clima fuera un factor en el accidente, dado que no se encontró ningún indicio de ello, informó el investigador jefe Utomo.

Los funcionarios dijeron a los periodistas que había indicaciones de la grabadora de datos de cuadro negro que muestran cómo la tripulación había tratado de cortar la energía a la computadora que controla el sistema de timón, restableciendo un interruptor automático, algo que no suele hacer durante el vuelo.

Pero advirtieron que no había prueba de ello.

La interrupción de energía a la computadora provocó que el piloto automático, útil para desenganchar y eliminar las protecciones automáticas, se desactivara, dejando el control manual a la tripulación, dijeron.

Cola del avión de pasajeros AirAsia QZ8501 después de ser recuperado del mar. REUTERS

Cola del avión de pasajeros AirAsia QZ8501 después de ser recuperado del mar. REUTERS

"La acción posterior de tripulación de vuelo se tradujo en la imposibilidad de controlar la aeronave ... haciendo que el avión se aparatara de la ruta de vuelo normal y entrara en un estado de bloqueo prolongado que estaba más allá de la capacidad de la tripulación de vuelo para recuperarlo" comunicó la Seguridad Nacional de Transporte Comité.

Los investigadores han señalado que el sistema de mantenimiento de la aerolínea "no es óptima", y agregaron que la aerolínea había llevado a cabo 51 medidas de seguridad para mejorar las condiciones desde el accidente.

"Tenemos mucho que aprender de esto, AirAsia, el fabricante y la industria de la aviación", señaló el director ejecutivo de la aerolínea, Tony Fernandes.

Sin embargo, en Europa Airbus declinó hacer comentarios.

"Airbus acaba de recibir el informe final del accidente. Ahora estamos estudiando detenidamente su contenido," dijo un portavoz por correo electrónico.

Asimismo, los investigadores examinaron los registros de mantenimiento de aeronaves y encontraron 23 casos de solución de sistema de timón en los últimos 12 meses, con los intervalos cada vez más cortos en los últimos tres meses, según el informe.

El informe no pretende atribuir la culpa, sino más bien hacer recomendaciones dirigidas a la compañía aérea y a sus reguladores para evitar accidentes en el futuro. 

El avión del vuelo QZ8501 de AirAsia despegó de Surabaya, en la isla de Java, en la madrugada del 28 de diciembre de 2014 con 162 personas a bordo y tenía previsto aterrizar en Singapur unas horas más tarde.

En el interior viajaban tres surcoreanos, un británico, un francés, un malasio, un singapurés y 155 indonesios, entre los pasajeros y una tripulación de siete personas.

El avión volaba a una altura estable y dentro de los límites de peso y equilibrio cuando el piloto, antes de que se cortase la comunicación, solicitó permiso a la torre de control para subir de 32.000 pies a 38.000 para eludir una tormenta que había encontrado en su camino.

En ese momento, el aparato sobrevolaba el mar al sur de la isla de Borneo.

La torre de control concedió el permiso pero el avión viró a la izquierda, subió hasta los 37.400 pies en 30 segundos y luego descendió a 32.000 pies en otros 30 segundos, antes de comenzar la caída mortal hacia el mar.

Indonesia ha visto otros accidentes importantes en el último año, incluyendo un avión de carga militar que cayó en una zona urbana en el norte de Sumatra, en julio, matando a más de 140 personas, un avión de Air Service PT Trigana en agosto y un vuelo de 10 personas por PT Aviastar Mandiri en octubre.