Público
Público

La familia Gadafi planea denunciar a la OTAN ante La Haya

Acusan a la Alianza de "crímenes de guerra". Los rebeldes aseguran que Saif al Islam, el heredero del dictador, se entregará él mismo a la Corte Penal Internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia de Gadafi demandará a la OTAN ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya por 'crímenes de guerra' tras el asesinato del dictador, tal y como ha informado el abogado francés del clan, Marcel Ceccaldi.

Según los resultados forenses, Gadafi murió por las heridas de bala tras sendos disparos en cabeza y estómago. Varios vídeos han demostrado que el sátrapa fue capturado con vida en la toma de Sirte de los rebeldes mientras las circunstacias de sus muerte todavía no han sido aclaradas.

La semana pasada, la ONU y varias ONG, como Aministía Internacional y Human Rights Watch, pidieron que se iniciara una investigación. Mientras, el Consejo Nacional de Transición (CNT) se perdía entre versiones contradictorias, defendía que Gadafi murió como consecuencia de las heridas sufridas durante un tiroteo iniciado tras ser encontrado en un colector de lluvia.

La ONU defiende que ningún miembro del CNT ejecutó a Gadafi tras su captura

Hoy mismo, un enviado de la ONU a Libia ha asegurado que el coronel libio murió por las heridas sufridas con anterioridad y que, en ningún caso, fue disparado por algún miembro del CNT tras su captura. Dentro de todas las incógnitas, lo que sí parece claro es que la OTAN atacó un convoy en el que se encontraba Gadafi. La Alianza defendió en su momento que no sabía que el dictador se encontraba dentro de los vehículos que dispararon.

Sin embargo, para el abogado de la familia se trata 'de una operación homicida programada por los aliados', según ha declarado a la radio francesa Europe 1. Ceccaldi asegura que el cuerpo del tirano 'fue profanado y la profanación es el sello de los islamistas para que el que ha muerto no pueda acceder al paraíso'. El cadáver fue enterrado ayer junto al de su hijo Mutasim, también asesinado en Sirte, durante un entierro sin honores en un lugar remoto del desierto libio.

La familia acusa a la OTAN de programar una 'operación homicida'

El CNT permitió que dos primos de Gadafi acudieran a su velatorio y que los rezos los dirigiera un clérigo de confianza del dictador. Los tres habían sido capturados tras el ataque de la OTAN contra el convoy en el que Gadafi intentaba escapar de Sirte el pasado jueves.

Otra de las incógnitas es el paradero de Saif al Islam, hijo de Gadafi y considerado su heredero. Tras el asalto a Sirte por parte de los rebeldes, se informó en un momento de que había sido herido y que se encontraba ingresado en un hospital cerca de Trípoli y más tarde de que había conseguido huir a Níger. Ahora, un alto cargo militar del CNT asegura que Saif ha propuesto entregarse a la CPI junto al exjefe de Inteligencia del despuesto régimen libio, Abdulá al Senussi.

'Están proponiendo una vía para entregarse ellos mismos a La Haya', ha declarado Abdel Majid Mlegta a la agencia Reuters. Tanto Saif al Islam como Al Senussi son objeto de una orden de arresto desde La Haya que les acusa de crímenes de guerra por la represión de las protestas en Libia.

Un portavoz de la Corte ha declarado que no ha recibido notificación alguna al respecto. 'No tenemos confirmación. Estamos tratando de contactar con el CNT para recibir más información', ha explicado Fadi El Abdallah desde La Haya.