Público
Público

La familia de Víctor Jara denuncia a su asesino, exiliado en EEUU, en el 40 aniversario de su muerte

Han adoptado esta medida después de que demandaran sin éxito la extradición en Chile: "Queremos denunciar las violaciones de derechos humanos contra el pueblo chileno", expr

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia de Víctor Jara, asesinado tal día como hoy hace cuarenta años, ha presentado en Estados Unidos una demanda contra Pedro Barrientos Núñez, antiguo oficial del ejército chileno residente en Florida desde 1990, por considerarlo ejecutor de su muerte.

'Nosotras somos sólo una de las muchas familias afectadas por la brutalidad del gobierno de Pinochet y los terribles crímenes cometidos por Barrientos y otros durante la dictadura militar. Con esta demanda queremos denunciar las violaciones de derechos humanos contra el pueblo chileno, exponer a los responsables y acompañar a las miles de víctimas que continúan sufriendo en silencio', ha explicado la viuda del cantautor, Joan Jara, en un comunicado.

'Somos sólo una de las muchas familias afectadas por la brutalidad de Pinochet' La medida se ha adoptado después de que la fundación Víctor Jara gestionara la extradición en Chile, maniobra infructuosa hasta el momento que ha empujado los familiares a presentarla en Estados Unidos. Barrientos Núñez está considerado por la justicia chilena, junto al coronel Hugo Sánchez Marmonti, como el principal autor del homicidio contra Jara, a pesar de que existen otros inculpados.

Víctor Jara fue asesinado con 41 años en el Estadio Chile, lugar que desde el 12 de septiembre de 1973 fue utilizado como campo de concentración masivo por la dictadura. Pinochet y sus acólitos internaban a todo aquel que fuera sospechosos de no comulgar con el nuevo régimen. Allí se torturó y exterminó a cientos de personas, que se convertirían en las primeras víctimas de las miles que cosechó la Junta Militar.

El autor de Te recuerdo, Amanda había sido profesor, director de teatro, compositor antes de ser conocido a nivel mundial con sus canciones. Sin embargo, lo que más importó a la dictadura fue su pertenencia al Partido Comunista y su simpatía por el Gobierno de Salvador Allende.

Por ello le recluyeron en el Estadio Chile, que hoy se llama Estadio Víctor Jara, y le asesinaron con más de cuarenta disparos después de torturarle durante días. Por eso, también, su funeral tuvo lugar en 2009, después de que la dictadura lo confinara al olvido.