Publicado: 12.12.2015 13:36 |Actualizado: 13.12.2015 17:50

El fantasma de Marine Le Pen domina las elecciones regionales francesas

El Frente Nacional está presente por primera vez en todo el territorio en la segunda vuelta de los comicios. Mientras, Francois Hollande espera que no se cumpla el desastre anunciado.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
En la primera vuelta del pasado día 6, en la que el FN se colocó en cabeza en seis de las 13 regiones, superó en Nord Pas de Calais Picardie a conservadores y socialistas con un porcentaje del 40,6%.- EFE

En la primera vuelta del pasado día 6, en la que el FN se colocó en cabeza en seis de las 13 regiones, superó en Nord Pas de Calais Picardie a conservadores y socialistas con un porcentaje del 40,6%.- EFE

PARÍS.- El fantasma del Frente Nacional (FN) francés, que por vez primera está presente en todo el territorio en la segunda vuelta de unos comicios regionales, domina las elecciones de este domingo, en las que la izquierda del presidente galo, François Hollande, espera escapar al desastre anunciado.

En cabeza en 6 de las 13 regiones en la primera vuelta, el partido que dirige Marine Le Pen aspira a conquistar alguna región y escapar así de su limitación histórica, la de superar el 50% de los votos en una segunda ronda. Así sucedió en las departamentales del año pasado, cuando tras ser el partido más votado en la primera vuelta no lograron ninguna circunscripción.



Su fuerte irrupción desde 2012, de la mano de la hija del fundador del partido, les hace aspirar a lograr al menos un triunfo, lo que colocaría en sus manos el control del mayor presupuesto que nunca han gestionado. Ese éxito sería, además, el mejor trampolín para que Marine afronte con opciones los siguientes comicios que tendrá Francia, las presidenciales de 2017, su auténtico objetivo.

Con dos diputados y dos senadores, una decena de municipios y 22 eurodiputados, el FN logró el pasado domingo ser, por tercera vez, el partido más votado de Francia con algo más de 6 millones de sufragios, el 27,63%.

Los sondeos indican que el FN tocó techo en la primera vuelta, por lo que tiene poco margen de mejora en la segunda. Todo lo contrario que los socialistas, que tras el modesto 24% conseguido el domingo, pueden beneficiarse de los apoyos de los electores ecologistas o neocomunistas, eliminados para la segunda.

A Nicolas Sarkozy los sondeos le otrogan un gran espacio de progresión.- EFE

En cuanto a la derecha moderada dirigida por el expresidente Nicolas Sarkozy, los sondeos tampoco le otorgan un gran espacio de progresión a su 27,25%, puesto que ya acudió fusionada en la primera vuelta con los centristas.

Los sondeos auguran también una mayor participación, del 49,5% al 53%, lo que convierte en imprevisibles los resultados en aquellas regiones donde más ajustados aparecen los sondeos.

Es el caso de las dos principales presas que persigue el FN, la del Norte Pas-de-Calais Picardie, donde Marine Le Pen superó el 40% de los votos el pasado domingo y donde los socialistas, terceros, retiraron a su candidato y piden el voto para el conservador Xavier Bertrand, que obtuvo un cuarto de los sufragios.

Y la de Provenza Alpes Costa Azul, el tradicional feudo de la extrema derecha francesa, donde Marion Maréchal Le Pen recogió el testigo de su abuelo y fundador del partido y con un 40,6% de los sufragios en la primera vuelta aspira a vencer, tras la retirada de los socialistas, a su único rival, el derechista Christian Estrosi, que tuvo el 26,5%.

Pero los ultraderechistas mantienen también aspiraciones en Alsacia Champaña Árdenas Lorena, de la mano del número 2 del FN, Florian Philippot (36%), después de que el candidato socialista (16%) desobedeciera al partido y se mantuviera en la carrera, lo que puede restar apoyos a su rival conservador Philippe Richert (26%).

El mismo efecto divisor entre sus rivales espera el FN que beneficie en Borgoña Franco Condado a su candidata Sophie Montel (31,5% en la primera vuelta), frente al conservador François Sauvadet (24%) y a la socialista Marie-Guite Dufay (23%).

El ministro galo de Defensa, Jean-Yves Le Drian.- EFE

En cuanto a los socialistas, que controlaban todas las regiones menos una, pueden limitar el fracaso que hace solo unas semanas les auguraban los sondeos. Tienen casi seguro el triunfo en Bretaña, de la mano del popular ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y en Aquitania Limousin Poitou-Charentes, con el saliente Alain Rousset, además de Córcega con sus aliados.

Pero aspiran también a conquistar otras siete regiones, Languedoc Rosellón Pirineos Medios, Auvernia Ródano Alpes, Centro Valle del Loira, País del Loira, Normandía, Borgoña Franco Condado y, sobre todo, la región de París, donde el duelo se anuncia ajustado entre el presidente de la Asamblea Nacional, el socialista Claude Bartolone, y la exministra conservadora Valérie Pécresse.

La derecha moderada, que buscaba asestar un nuevo golpe electoral a Hollande, quiere que los socialistas no salven la cara con el simbólico triunfo en París y sumando más regiones que sus rivales.

En el telón de fondo está, a año y medio de las presidenciales, la credibilidad de Sarkozy para dirigir la oposición a Hollande, ante el irresistible ascenso del FN.