Público
Público

Las FARC afirman que la misión francesa para asistir a los rehenes "no es procedente"

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia consideran que la misión nace de la mala fe de los gobiernos de Álvaro Uribe y Nicolás Sarkozy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron que 'no es procedente' la misión médica puesta en marcha por Francia para asistir a Íngrid Betancourt y otros rehenes de esa guerrilla enfermos.

En un comunicado divulgado hoy por la Agencia Bolivariana de Prensa (ABP), el Secretariado o mando central de ese grupo rebelde advirtió que el Gobierno francés lanzó hace siete días dicha campaña sin concertarla de manera previa con la organización.

La misión, consistente en un avión ambulancia, fue autorizada el 1 de abril por el presidente colombiano, Álvaro Uribe, en una conversación telefónica con su colega francés, Nicolas Sarkozy, ambos preocupados por versiones sobre el mal estado de salud de la ex candidata presidencial Betancourt, también nacional francesa.

La aeronave llegó a Bogotá un día después y desde entonces permanece estacionada en la base aérea aledaña al aeropuerto internacional bogotano de Eldorado, de donde despegaría una vez que los insurgentes dieran una eventual aprobación a su tarea.

En la nota, fechada el pasado día 4 en las 'Montañas de Colombia', la guerrilla reveló que la iniciativa de la operación humanitaria francesa había sido abordada a mediados del pasado enero con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

'Por las mismas razones expuestas al CICR el 17 de enero, la misión médica francesa no es procedente y mucho menos cuando no es resultado de la concertación, sino de la mala fe de Uribe ante el Gobierno del Elíseo y una burla desalmada a las expectativas de los familiares de los prisioneros', enfatizó el mando central rebelde.

En las FARC 'no actuamos bajo chantajes ni bajo el impulso de campañas mediáticas', aseveró.

'Si a comienzos de año el presidente Uribe hubiera despejado (desmilitarizado) Pradera y Florida por 45 días, tanto Íngrid Betancourt, como los militares y los guerrilleros presos ya habrían recobrado su libertad, y sería la victoria de todos', aseguró el Secretariado guerrillero.

La organización aludió a su exigencia de un territorio sin tropas que ratificó el pasado 27 de febrero, al poner en libertad a cuatro ex congresistas secuestrados, en la segunda y última entrega unilateral de rehenes.

La primera se llevó a cabo el 10 de enero último, cuando los rebeldes liberaron a Clara Rojas, antigua compañera de fórmula electoral de Betancourt como candidata a la Vicepresidencia, y a la ex legisladora Consuelo González de Perdomo.

Las seis liberaciones fueron un 'gesto de generosidad y voluntad política de las FARC, no de debilidad o resultado de una presión', apuntó el mando rebelde.

Además, continuó, 'obedecieron a una decisión soberana de la insurgencia de las FARC estimulada por la persistente labor humanitaria del presidente (venezolano) Hugo Chávez y la senadora (colombiana) Piedad Córdoba'.

Ambos ejercieron hasta finales de noviembre último como facilitadores del acuerdo humanitario con el Gobierno de Uribe, al que los rebeldes supeditan la entrega de 40 rehenes a cambio de medio millar de guerrilleros presos, entre ellos dos extraditados a Estados Unidos.

Desde finales de febrero 'hemos estado a la espera del decreto presidencial ordenando el despeje militar de Pradera y Florida para concretar allí, con la garantía de la presencia guerrillera, el acuerdo de canje humanitario', añadió la cúpula insurgente.

'Los guerrilleros presos en las cárceles de Colombia y los Estados Unidos son nuestra prioridad', reiteró.

Además, el grupo lamentó que cuando propiciaba 'hechos palpables en dirección al canje de prisioneros, el presidente Uribe planificaba y ejecutaba el artero asesinato del comandante Raúl Reyes, hiriendo de muerte la esperanza del acuerdo humanitario y de paz'.

'Reyes', alias de Luis Édgar Devia, fue abatido el pasado 1 de marzo en un bombardeo colombiano a su campamento en las selvas del norte ecuatoriano.