Publicado: 06.10.2016 13:11 |Actualizado: 06.10.2016 13:33

Las FARC se niegan a modificar
los acuerdos de paz firmados
con el Gobierno de Colombia

Algunos juristas y analistas políticos sostienen que los acuerdos aún pueden salvarse. Mientras el Centro Democrático de Uribe se ha hecho con el control del panorama
político, crece la incertidumbre en el país por lo que pueda pasar en un futuro próximo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Jóvenes universitarios participan en la denominada "Marcha por la Paz". - EFE

Jóvenes universitarios participan en la denominada "Marcha por la Paz". - EFE

BOGOTÁ.- Mientras el Centro Democrático, cuyo jefe, Álvaro Uribe, se reunió este miércoles con el presidente colombiano Juan Manuel Santos, propone una renegociación total de los Acuerdos de La Habana, firmados solemnemente en Cartagena de Indias el pasado día 26, el Comandante de Las FARC Timoleón Jiménez Timochenko declaró desde Cuba que el resultado de la consulta, en la que ganó el NO por un estrecho margen, no debe influir en la implementación de los acuerdos: “La paz es un derecho contra-mayoritario porque es un derecho configurador y esencial de la dignidad humana. Así lo admite la Corte Constitucional, que además consigna en reciente sentencia que la consulta plebiscitaria no tiene efecto jurídico alguno. El efecto es político (…) Las FARC permanecerán fieles a lo acordado. La paz con dignidad llegó para quedarse”, declaró el jefe guerrillero.

Mientras tanto, las columnas guerrilleras armadas se dirigen en la selva a los lugares originales de los frentes y, para aportar más tensión a la situación, Santos anunció que el Gobierno cesará el alto el fuego ─hoy bilateral─ el próximo 31 de octubre. Es decir, que la guerra podría reanudarse en Colombia antes de un mes. Un problema se plantea de entrada: ¿cómo van a mantenerse y alimentarse los guerrilleros sin recurrir a actuaciones delictivas?



En Colombia se extiende la incertidumbre por lo que va a pasar en un futuro próximo y hasta hay voces que señalan que Santos ya no va a protagonizar la paz con la guerrilla y que el problema quedará en manos del próximo presidente tras las elecciones de 2018. Los partidarios del SÍ andan perplejos por un resultado que pocos esperaban. Sectores de la izquierda se preparan para movilizaciones en los próximos días en defensa de los acuerdos, que ya han iniciado los estudiantes en Bogotá.

Por su parte, el Centro Democrático de Uribe se ha enseñoreado del panorama político, sumando voluntades y representaciones en el resto de la derecha colombiana. Por ejemplo, a la reunión con el presidente acudió también el exprocurador general, Alejandro Ordóñez, católico ultramontano, contrario a los Acuerdos de Paz por considerar que al referirse a las mujeres víctimas del conflicto, dichos acuerdos abrirían camino a una “política de género”.

Algunos juristas y analistas políticos sostienen que aún podrían salvarse los acuerdos, dado que el resultado del plebiscito tiene efectos políticos y no jurídicos, y que además los mismos tienen estatus de acuerdo especial y como tales fueron depositados ya en Berna (Suiza) por lo que pueden asimilarse a un Acuerdo Internacional vinculante. 

Para el constitucionalista Juan Manuel Charry “La decisión del plebiscito sólo es vinculante para el presidente y nada implica que el Congreso no pueda expedir leyes que desarrollen algunos acuerdos como promulgar una Ley de Amnistía, un Estatuto de la Oposición o normas para que las FARC entren en política”. Para el presidente del “Partido de la U”, el del Gobierno, Roy Barreras, “el problema (con el resultado del plebiscito) no es jurídico, el presidente tiene poder constitucional para todo lo que vaya en favor de la paz, la cuestión es política, porque hay que respetar el resultado de las mayorías".

Mientras, en La Habana, los delegados del presidente, Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, sondean infructuosamente a los delegados de la guerrilla sobre su disposición a revisar a la baja los Acuerdos de Paz firmados y ratificados internacionalmente, en Bogotá el presidente Santos y la canciller María Ángela Holguín tratan de poner en marcha una especie de “Acuerdo Nacional” con los portavoces del NO en el referéndum para tratar de salvar en lo posible la paz antes de un mes. De momento, de las reuniones con los expresidentes Pastrana y Uribe no salió ninguna propuesta capaz de ser admitida por las FARC en La Habana, mientras la movilización de la guerrilla sigue en la geografía de Colombia, en medio de un incierto alto el fuego.