Público
Público

El favorito del Tea Party empata con Romney en la primera votación

El candidato del 'establishment' republicano sólo obtiene 8 votos más que el aspirante ultraderechista Santorum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Empate técnico en Iowa. Por tan sólo ocho votos, el resultado más apurado en la historia de los caucus (asambleas populares) de Iowa, Mitt Romney, candidato del establishment que debería en principio llevarse la nominación republicana, logró el martes superar al aspirante del Tea Party, Rick Santorum, unos resultados que ponen en evidencia las grandes vulnerabilidades de ambos contendientes.

Romney ganó con el 24,6% de los votos; Santorum se llevó el 24,5%; Ron Paul, el representante de Texas, se quedó en un tercer puesto (21,4%) que le permite seguir en la carrera; muy por detrás quedaron el líder conservador de los noventa, Newt Gingrich (13,3%), el gobernador de Texas, Rick Perry (10,3%) y la congresista de Minnesota, Michele Bachmann (5%).

La división del voto prueba la dificultad de unir al partido para vencer a Obama

Romney es un himno a la constancia. Es el candidato que siempre se ha mantenido entre los favoritos desde que lanzara su candidatura el pasado junio, pero nunca ha conseguido superar el 25% de opiniones favorables, como se ha demostrado de nuevo en Iowa.

Lo resaltaba este miércoles, con sorna y amargura, Gingrich al prometer atacar duramente a su rival hasta la próxima cita, el día 10. '¿Cómo se puede tomar en serio a un candidato que no consigue superar el 25% pese a todo el dinero que ha invertido?', declaró Gingrich, que acusó a su rival de llevar a cabo una campaña 'negativa' y 'deshonesta'.

Romney consiguió exactamente los mismos resultados que en 2008, 'lo que muestra serias fisuras a la hora de unir al partido con el argumento de la elegibilidad', comentaba el analista conservador Robert Haus. 'Si no puedes convencer a los miembros de tu propio partido de que puedes ampliar tu base electoral cuatro años más tarde, después de millones de dólares, ¿cómo puedes ampliarla este otoño?' (en las presidenciales).

Romney ya estaba haciendo campaña en Manchester (New Hampshire), donde de momento lidera los sondeos (41% según Real Clear Politics). Este miércoles recibió el respaldo de su antiguo rival, John McCain, que ganó en ese estado en 2008 e inició así su lenta y también controvertida ascensión a la nominación. 'New Hamsphire va a catapultarle hacia la victoria en poco tiempo', dijo McCain.

Santorum, por su parte, no acaba de creerse los resultados. 'Lo que triunfa en Estados Unidos son ideas atrevidas y una propuestas que incluyan a todo el mundo', dijo el candidato al celebrar su cuasi victoria. Explotando la impopularidad que genera entre los votantes el hecho de que Romney sea millonario, Santorum declaró que 'los republicanos también deben preocuparse de los más desfavorecidos de la sociedad'.

¿Quién es exactamente Rick Santorum? Hasta hace un par de semanas casi nadie daba un centavo por la candidatura del exsenador de Pensilvania. Santorum, 53 años, se apuntó a la ola del Tea Party cuando dio la victoria a los republicanos en las legislativas de 2010. Católico, ultraconservador en los temas sociales (llegó a equiparar la homosexualidad a la zoofilia), se opone fervientemente al aborto, incluso en casos de violación, y al matrimonio gay. En política exterior ha propuesto bombardear Irán.

McCain respalda la candidatura del exgobernador de Massachusetts

Santorum es el último coqueteo del electorado conservador que sabe que al final tendrá que casarse con Romney. Sucede a Rick Perry, que en agosto parecía la gran esperanza de los ultras, a Herman Cain, que dimitió en diciembre tras varias acusaciones por acoso sexual, y más recientemente a Newt Gingrich.

Queda por saber si Santorum podrá mantener su despunte. Es uno de los candidatos que más tiempo ha pasado haciendo campaña en New Hampshire, pero no tiene infraestructura en un estado donde Romney ha desplegado a mucho personal. El precedente de Mike Huckabee, que ganó los caucus de Iowa en 2008 no es muy halagüeño: Huckabee quedó en cuarto puesto en New Hampshire con tan sólo el 11% de los votos y poco después abandonó las primarias.

Santorum ha hecho campaña en Iowa, prácticamente sin medios, surcando el Estado a veces solo o tan sólo acompañado por su jefe de prensa. Su inesperado resultado le va a ayudar a recaudar fondos, pero hasta hace poco sólo contaba con un presupuesto de un millón de dólares (comparado con los más de 30 de Romney).

El ultra Santorum ha comparado la homosexualidad con la zoofilia

En New Hampshire, la contienda contará con un nuevo candidato: Jon Hunstman, el exgobernador de Utah y exembajador de Obama en China, que decidió saltarse la etapa de Iowa. Es el otro mormón de la contienda, junto con Romney, pero sus posibilidades son escasísimas.

Michele Bachmann, que renunció este miércoles a seguir en la carrera, no estará en New Hampshire; ni tampoco Rick Perry, que ha decidido centrar sus esfuerzos en la próxima cita: Carolina del Sur. Durante un momento se pensó que el gobernador de Texas también tiraría la toalla cuando anunció en la noche electoral que iba a volver a su estado a 'evaluar' los resultados.

Es una buena noticia para Romney, que cuenta con Perry para dividir el voto conservador. De hecho, contaba este miércoles la página web Politico, que el ala más radical del partido está preocupada ante la posibilidad de que el exgobernador de Massachusetts se lleve finalmente la nominación.

Algunos de sus miembros más prominentes, como James Dobson, fundador de la organización Focus on the Family, y Don Wildmon, expresidente de la American Family Association, tenían previsto reunirse en Texas este fin de semana para tratar de poner orden en las filas conservadoras.