Público
Público

Elecciones en Francia Las acusaciones de enchufismo acorralan al candidato de la derecha francesa

La esposa de François Fillon, Penelope, trabajó de forma ficticia como asistente parlamentaria. El ex primer ministro, favorito en la carrera presidencia, reconoce que contrató a dos de sus hijos, a los que abonó 84.000 euros

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Penelope y François Fillon, durante un acto del partido hace unos días en París. REUTERS/Pascal Rossignol

Las acusaciones de enchufismo cercan la campaña del candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon. Este martes se ha conocido que Penelope Fillon, su esposa, ganó 900.000 euros brutos —más de 300.000 más de los que se pensaba al principio— como asistente parlamentaria y como colaboradora de una revista, dos empleos que se sospechan ficticios, según ha desvelado la revista Le Canard Enchaîné.

El caso se suma al de dos de sus hijos, a los que contrató como asistentes parlamentarios y les pagó unos 84.000 euros, según afirma la publicación en la edición que se publica este miércoles. El ex primer ministro ha afirmado estos días que la contratación de familiares es una práctica "legal" en Francia y ha reconocido que, cuando era senador, reclamó los servicios de dos de sus hijos, abogados de profesión. Lo hizo, según sus palabras, "por motivos de competencia". No obstante, también ha apuntado que años después, consciente de las distintas sensibilidades, dejó de contratar a parientes. "No tengo a miembros de mi familia que trabajen para mí desde el año 2013", ha declarado.

Sin embargo, el semanario satírico cuenta que cuando Fillon contrató a sus dos hijos, éstos no eran abogado sino estudiantes de derecho. 

En concreto, apenas dos semanas después de haber sido elegido senador, el 1 de octubre de 2005 firmó un contrato para su hija Marie —que tenía 23 años y no sería abogada hasta dos años más tarde— como asistente, con un sueldo inicial de 3.773 euros brutos mensuales, que pasaron a 3.814 euros hasta finales de 2006, lo que hizo una suma total de 57.084 euros de dinero público.

Desde el 1 de enero de 2007 le sucedió en el puesto Charles Fillon (23 años entonces), con una remuneración de 4.846 euros brutos mensuales (un 27 % más que su hermana) hasta el 17 de junio de ese año, lo que hace otros 26.651 euros de dinero público.

El otro elemento nuevo aportado por Le Canard Enchaîné es que la esposa del que hasta ahora era favorito en las encuestas en la carrera para el Elíseo en realidad tuvo contratos como asistente parlamentaria durante 15 años, y no sólo 8 como había contado la publicación hace una semana, de forma que en total fue beneficiaria de 831.440 euros procedentes de las arcas públicas.

La Justicia francesa investiga desde la semana pasada si el trabajo de la mujer de Fillon fue ficticio, y en ese marco la policía interrogó el lunes por separado a los dos miembros del matrimonio y el martes acudió a la Asamblea Nacional a buscar documentos. Se trata de determinar si hay pruebas de que Penelope Fillon trabajó como asistente parlamentaria de su marido y luego del diputado Marc Joulaud, al que este cedió su circunscripción, un empleo por el que durante los ocho años en que estuvo contratada recibió cientos de miles de euros brutos de dinero público.

Paralelamente, hay sospechas de que la esposa del candidato haya desempeñado otro empleo ficticio, en este caso en el mensual La Revue des Deux Mondes, una de las publicaciones más antiguas de Francia, fundada en 1829, afín al centro-derecha. En ese contrato investigado, Penelope Fillon recibió 5.000 euros brutos al mes entre mayo de 2012 y diciembre de 2013. Sumando todos los trabajos y todos los salarios de la esposa y de los hijos de Fillon, en total la familia del candidato se benefició de 1.015.175 euros de dinero público.

Fillon ha negado las acusaciones y ha afirmado que su mujer sí realizó dichos trabajos. El coordinador de la campaña presidencial de Fillon, Bruno Retailleau, se mostró convencido de que "no habrá imputación", y pidió que la investigación se haga rápidamente, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones (el 23 de abril la primera vuelta, el 7 de mayo la segunda). François Fillon ha dicho que no tiene intención de retirarse de la carrera por el Elíseo, a menos que sea imputado.

Una encuesta de The Elabe para BFM TV muestra que el 76% de los encuestados no se cree las explicaciones de Fillon, que hasta ahora se posicionaba como el favorito en las presidenciales de abril de 2017.