Publicado: 04.09.2013 18:00 |Actualizado: 17.12.2014 16:32

FinFly ISP, el espía de Gamma que infecta las redes de Turkmenistán

Las multinacionales del sector de la ciberinteligencia aseguran que sólo venden sus productos a gobiernos que respetan los derechos humanos, sin embargo, los documentos que integran los Spy Files 3 demuestran todo lo contrario

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Esquema de la instalación de FinFly en las redes de comunicaciones de Turkmenistán.-

Es poco creíble que cuando Gamma Group firmó en 2010 un acuerdo con Turkmenistán no supiera que tres años antes Kurbanguly Berdymukhamedov había ganado las elecciones con un 87% de los votos. A los técnicos de esta multinacional del ciberespionaje no les habría hecho falta leer los informes de la ONU sobre los derechos humanos, los de Amnistía Internacional o incluso haber echado un vistazo rápido a la web de la BBC. Esa cifra, a cualquier persona con un poco de sentido de la ética le habría llevado a preguntarse si intervenir toda la red de comunicaciones estatal no podría ayudar al dictador a perseguir al 13% que no le votó.

Y ya es algo difícil, porque en este país de 5,2 millones de habitantes sólo existe un partido, el Partido Democrático de Turkmenistán (PDT). El año pasado, Berdymukhamedov vio renovada la confianza de su pueblo y se superó a sí mismo obteniendo el 97,4% pese a que tuvo cinco oponentes. Obviamente el PDT consiguió el 100%.

En este contexto es en el que Gamma instaló el FinFly ISP en Turkmenistán hace tres años tal y como revelan los documentos obtenidos por WikiLeaks para el Spy Files 3 y que son publicados en exclusiva para España por Público. El proyecto consistía en instalar el hardware y software del producto en las líneas de ADSL de Turkmen Telecom y la red telefónica fija y móvil de Turkmen Cell (ambas emresas controladas por el régimen) y así conseguir infectar con este spyware todo el tráfico proveniente del extranjero. Los servicios de Inteligencia de Berdymukhamedov se aseguraban así poder espiar a cualquier ciudadano que osara entrar o recibir llamadas del exterior. 

FinFly ISP es un sistema de la gama FinFisher que se oculta sin dejar rastro en los dispositivos del individuo que se desea monitorizar y que permite obtener todo tipo de información sobre él, desde su nombre, número de teléfono o domicilio hasta sus cuentas de usuario de Facebook, correo electrónico, etc. La regulación en la venta de este tipo de dispositivos es casi inexistente y las empresas como Gamma se aprovechan llevándola a países como Etiopía, Emiratos Árabes, Qatar, Indonesia o Bahréin.

Entre los documentos también hay un contrato de venta de este sistema de Gamma a la empresa Vervis Comint a través de Dreamlab Technologies. Dreamlab tiene estrechos lazos de colaboración con Gamma y en 2010 ambos presentaron un proyecto para instalar un sistema muy similar en Omán, destinado a localizar a los ciudadanos que se estén desargando cosas de internet e infectar esas descargas con un malware. El sistema es capaz de identificar las aplicaciones de usuarios que necesitan actualizarse, crear un instalador exactamente igual al del programa e instalar así el espía dentro de móviles y ordenadores. Entre los programas por los que puede hacerse pasar están iTunes, Winamp y OppenOffice. Las "decisiones adecuadas"

Cuando la periodista Marie Colvin muerió en Homs tras un bombardeo del Ejército del régimen sirio, algunas organizaciones internacionales comenzaron a sospechar que Bashar Al Asad tenía algún tipo de tecnología que permitía localizar la señal de los teléfonos satelitales. Ese dispositivo existe y lo vende Vastech bajo el nombre de SSA. "La inteligencia precisa ayuda a los gobiernos a tomar las decisiones adecuadas para proteger la soberanía de un país y proteger la seguridad de sus ciudadanos. A través de la inteligencia que consiguen los sistemas de monitorización de Vastech, se pueden desplegar los recursos adecuados para acabar con cualquier operación que amenace esos valores", reza el folleto de promoción. Nuevamente, en las manos erróneas puede convertirse en un arma infalible para acabar con civiles e inocentes.

Etiquetas