Público
Público

La firma de maquillaje que frivolizó con los crímenes de Ciudad Juárez se disculpa

Las entidades en defensa de la mujer en Ciudad Juárez rechazan el donativo que les ofreció la firma MAC- Rodarte en compensación por su campaña de publicidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La repercusión que ha arrastrado la polémica campaña publicitaria lanzada por la firma de cosméticos MAC- Rodarte, de Estee Lauder, se ha traducido en la entonación de un 'mea culpa' por parte de la firma internacional, que ha ofrecido a las diferentes organizaciones que trabajan por esclarecer los crímenes de mujeres en Ciudad Juárez , un donativo de 100.000 dólares a modo de compensación por el daño ocasionado y para 'ayudar a la mujer en Juárez'.

Así se ha expresado la encargada de comunicación de MAC, Catherine Bomboy, que también ha querido trasladar las disculpas de la firma de maquillaje, 'lamentamos haber ofendido a algunos, ya que de ninguna manera esta línea de productos estaba inspirada en la reprensible violencia contra las mujeres en Juárez', ha remarcado. 

Las organizaciones, en cambio, han rechazado el donativo y plantean serias dudas acerca del objetivo de MAC- Rodarte de concienciar sobre los feminicidios.  Así lo ha comunicado al diario local 'Página 12', Yuridia Rodríguez, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en México (OCNF), 'como asociación hemos decidido rechazar su donación', aseguró. 

Rodríguez reitera que el donativo ofrecido 'no es suficiente' y apuesta por la retirada de los productos del mercado.  'Hay una sombra para ojos que tiene forma y color de mancha de sangre y está combinada con color tierra', insiste, reiterando su postura en contra de la iniciativa. Respecto a las explicaciones que ha dado la marca de maquillaje para justificar su campaña, asegura que 'no parece que esté diseñada para posicionar el tema, ni para sensibilizar ni concienciar sobre los femicidios'.

La firma de cosméticos MAC- Rodarte, de Estee Lauder, retiró hace escasos días una campaña de publicidad basada en los crímenes feminicidas de Ciudad Juárez (México). Los productos incluidos en esta línea recibían nombres como 'quinceañera', término alusivo a la juventud de las víctimas, 'fábrica', en referencia a las maquilladoras, fábricas en las que trabajan la mayoría de las jóvenes asesinadas, 'Juarez', 'Pueblo fantasma', 'a la deriva' o 'páramo' son denominaciones de estos productos que hacen una clara alusión a los escenarios habituales donde se producen los crímenes a mujeres.

Otro de los 'puntos calientes' de la polémica campaña de publicidad es el que tenía que ver con las imágenes de las modelos que aparecían en la promoción de los productos, ya que estaban caracterizadas con rostros muy pálidos, de modo que no resultaba difícil encontrar similitud con las jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez, despertando la indignación de los diferentes colectivos que defienden los derechos de las mujeres.  

El rechazo hacia esta idea de la firma MAC- Rodarte  se inició cuando páginas web especializadas en moda, difundieron a mediados de julio, la campaña de promoción bajo el nombre 'la fantasmal colección de otoño', con la imagen de una joven adolescente con apariencia 'cadavérica y fantasmal' vestida de blanco. Frente a ella se observaba una silueta de mujer con ropa blanca y desgarres rojos. 

Esta campaña fue lanzada en Nueva York en febrero de este año, y según las responsables de la firma, tan sólo pretendían poner sobre el tapete el nombre de Ciudad Juárez, conmovidas por los hechos que allí ocurren. En cambio, los colectivos que trabajan por la defensa y la dignidad de las mujeres de esta ciudad fronteriza, no han terminado de creer las 'buenas intenciones' de la firma de cosméticos. 

Las modelos de la campaña aparecían con una imagen 'fantasmagórica'

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) calificó a la campaña de 'insensible' con la situación que se vive a diario en esta ciudad fronteriza, “muestra insensibilidad y desconocimiento del dolor que representa la muerte de esas mujeres para sus familias, para la sociedad en Ciudad Juárez y para nuestro país', insistieron. 

El Observatorio Nacional del Feminicidio (OCNF) mostró su firme rechazo a esta campaña y exigió a las marcas de cosméticos, 'el respeto a las mujeres víctimas de feminicidio en Ciudad Juárez y a sus familiares', ya que considera que esa estrategia comercial incita a 'la violencia de género y contribuye a la perpetuación de la violencia sexista y misógina, además de minimizar el problema'. Así mismo anunció una serie de acciones para exigir al gobierno mexicano y estadounidense que intervengan para 'sancionar y condenar la violencia ejercida por parte de la marca de cosméticos MAC', declararon.

Por su parte, la madre de una de las víctimas de 14 años y desaparecida desde agosto de 2002, dijo a Efe que 'es lamentable que aun se siga ganando con el dolor de los familiares de las víctimas'.

'Ahora ya no las matan, ahora desaparecen', afirma una activista de una organización en defensa de las mujeres en Juárez

Un aspecto de esta violencia ejercida a mujeres es el de los casos de desaparecidas, para las que la firma de cosméticos también ha buscado paralelismos en su polémica campaña de belleza. Así lo denuncia el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, en Juárez, organización que da apoyo a familiares de 16 jóvenes que se encuentran desaparecidas desde 2009.  'Cuando uno mira a las madres que no duermen, que buscan a sus hijas por los lugares más peligrosos de la ciudad - donde el promedio de asesinatos es de ocho al día-  lo mínimo que pueden inspirar es respeto', señala Francisca Galván, activista de esta organización. 

La situación que vive la ciudad más violenta del mundo no deja indiferente. Oficialmente se reconocen 400 mujeres asesinadas sistemáticamente desde 2003, aunque según cálculos extraoficiales podrían sumar entre 800 y 1000. Los feminicidios a mujeres jóvenes y de origen humilde en esta zona del país, comenzaron a documentarse en 1993, y sólo desde ese año hasta 2003, las familias de las jóvenes contabilizaron 286 asesinadas, 75 cadáveres sin identificar y más de 2.000 desaparecidas.