Público
Público

El fiscal intenta que Menem no se libre por el tráfico de armas

Un tribunal argentino absuelve al expresidente de vender munición a Ecuador y Croacia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Estoy conmocionado. Acusamos a 18 personas y, después de 35 meses de juicio, las 18 fueron absueltas'. Las palabras del fiscal Mariano Borinsky reflejan su gran desconcierto cuando, en el juicio por contrabando de armas contra el expresidente Carlos Menem (1989-1999) y otros 17 acusados, escuchó la resolución final del tribunal federal de Buenos Aires a cargo del caso: todos inocentes.

'Tenemos que esperar al 7 de noviembre, cuando se den a conocer los fundamentos', explicó Borinsky al anunciar que apelará el fallo. 'Me cuesta entender y pensar con qué lógica, después de tres años de juicio y dos de preparación, se pudo llegar a una conclusión así; fuimos dos fiscales que coincidimos y un juez en disidencia [de tres]'.

Un fiscal se mostró conmocionado por su absolución tras 35 meses de juicio

La sorpresa por la sentencia no ha sido sólo suya. Este era uno de los casos que más atención había suscitado, ya que involucraba a Menem en la venta ilícita de 6.500 toneladas de armas y munición a Croacia y Ecuador.

Los envíos, entre 1991 y 1995, causaron una gran polémica, porque la ONU había impuesto por entonces un embargo militar contra la zona de los Balcanes y porque Argentina era uno de los cuatro garantes de paz que, a través del Protocolo de Paz de Río de Janeiro, debía encontrar una salida pacífica a la disputa territorial entre Ecuador y Perú en su frontera amazónica.

Este proceso, además, tenía la particularidad de ser el primero que llevaba al banquillo a un exgobernante elegido en las urnas. De esta manera, Menem fue acusado de contrabando agravado en el juicio, que comenzó a finales de 2008. Siete años antes, había llegado a estar detenido bajo la acusación de liderar una 'asociación ilícita' de tráfico de armas. Luego supo conmutar su pena de cárcel por el arresto domiciliario, hasta que a finales de 2001 la Corte Suprema lo dejó en libertad.

'Menem armó una Corte Suprema a su medida con leales y afines'

Maximiliano Rusconi, abogado defensor de Menem en este pleito, consideró desde un comienzo que el juicio era insostenible. 'La orden del expresidente fue que las armas se enviaran a países sin conflicto', contó a Público. 'Ni Croacia ni Ecuador estaban en la lista. Lo que sucedió es que esos decretos fueron incumplidos', aseguró.

Menem goza de inmunidad parlamentaria por su condición de senador (cargo que pretende revalidar en las próximas elecciones presidenciales del 23 de octubre), así que no puede ser arrestado si antes no es desaforado por la Cámara Alta. Sí puede ser procesado y enjuiciado, de modo que sus fueros parlamentarios no le protegen de las resoluciones que adopten las causas penales en curso.

Era la primera vez que un expresidente electo se sentaba en el banquillo

El exmandatario todavía no ha hecho frente a ninguna condena, a pesar de tener varios procesos de corrupción abiertos contra él. 'El problema es que el poder judicial ha estado sometido al poder político durante varios años', explicó a este diario Luis Villanueva, de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) de Argentina. 'Menem armó una Corte Suprema a su medida con funcionarios que le eran leales y afines. Lo mismo sucedió con el Fuero Criminal y Correccional Federal, que es la parte de la Justicia que investiga los casos de corrupción del país', precisó.

La mitad de los jueces que hoy realizan las investigaciones en este fuero provienen de la época de Menem, según la ACIJ. Si a ello se le suman otros problemas que afectan a la Justicia, como la escasez de recursos económicos, la falta de capacitación de los investigadores o los fallos que afectan a los mismos procedimientos, se entenderá por qué las causas avanzan muy despacio y terminan a favor del encausado. 'Sobre todo las de corrup-ción', añade Villanueva, 'que tienen un promedio de 16 años de investigación'.

'Yo entré por la puerta grande de la Casa de Gobierno y salí por la puerta grande', dijo Menem en una ocasión. Su orgullo se ha mantenido inamovible todos estos años, mientras ha visto caer muchas de las causas abiertas en su contra desde que dejó la Presidencia. Parece que, de momento, todo seguirá igual por un tiempo.