Público
Público

El fiscal sigue pidiendo siete años para Carromero en la conclusión del juicio en Cuba

Su defensa confía en que pueda cumplir una pena menor bajo arresto domiciliario en el consulado o la embajada. Diplomáticos españoles destacan la limpieza del proceso 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Es un juicio limpio, abierto y procesalmente impecable”, dijo a la prensa el cónsul de España en Cuba, Tomás Rodríguez, quien agregó que “se han respetado todas las normas del proceso. El acusado ha sido muy bien tratado, ha podido exponer sus razones sobre por que actuó de esa manera y la defensa ha estado muy bien”. Su balance se produjo a la salida del juicio contra Ángel Carromero, el militante del PP juzgado por la muerte de dos disidentes cubanos en un accidente de coche. La vista oral duró 12 horas y declararon todos los testigos del siniestro y un amplio grupo de peritos, cuyos testimonios coincidieron en señalar al español como principal responsable del accidente, producto de un exceso de velocidad que no le permitió ver las señales de advertencia de tramo peligroso, al cual entró maniobrando de forma equivocada y frenando bruscamente. Eso habría provocado el deslizamiento del automóvil y la colisión contra un árbol. [El fiscal siguió manteniendo su petición de siete años de cárcel.]

Los forenses presentaron los estragos que sufrieron los disidentes que lo acompañaban en una gira proselitista en busca de organizar grupos de oposición. El choque fue de tal magnitud que a Oswaldo Paya se le partió el cráneo en cinco pedazos, sufrió una veintena de fracturas en las costillas, vértebras y pelvis. El bulbo raquídeo fue seccionado casi hasta la decapitación, el corazón perforado, el hígado y el vaso desgarrados y el riñón fragmentado al grado de convertirse en una papilla.

Los hijos de Payá apoyan la liberación de Carromero y su regreso a Madrid

Fuera del juicio estaban los hijos de Payá tratando de entrevistarse con la prensa extranjera para declarar que apoyaban la liberación del acusado y su regreso inmediato a Madrid. Ellos mantienen la teoría de una conspiración para matar a su padre pero el propio Carromero la desmintió en el juicio cuando volvió a recalcar que ningún otro vehículo había participado en el accidente.

La fiscal Isabel Barzaga hizo hincapié en el historial de Carromero en España, donde tiene cuatro decenas de multas, tres de ellas por exceso de velocidad. “Estamos ante una persona francamente temeraria y no se trata de una conducta aislada sino de una conducta habitual en él”, expresó la letrada. La acusación se basó en que de “forma imprudente” conducía por encima de la velocidad permitida, que era de sesenta kilómetros por hora y no respetó las señales de tráfico de la vía.

La fiscal destacó que 'estamos ante una persona francamente temeraria'

Dorisbel Rojas, su abogada defensora cubana, tuvo una actuación brillante, reconocida incluso por los funcionarios diplomáticos españoles. Solicitó la absolución de su cliente basándose en que la fiscalía no había podido probar que venía a mas velocidad de la permitida. Cuestionó algunas de las pruebas periciales con la opinión de otros especialistas y agregó que los peritos de la policía no entregaron a la defensa antes del juicio el resultado completo de sus investigaciones. Recordó además que su cliente nunca aceptó haber conducido a exceso de velocidad.

La abogada apuntó al mal estado de la vía y sobre todo a la falta de las señales adecuadas de advertencia, las cuales solo le daban apenas 10 segundos para reaccionar antes de entrar al terreno de la carretera en reparación y sin asfalto. Aseguró que su representado podría haber perdido el control del vehículo al caer en un bache y reventársele una goma, lo cual habría provocado el derrape hacia fuera de la carretera. Rojas sin embargo no apostó todas sus fichas a la absolución. Recalcó que Ángel Carromero podría cumplir prisión domiciliaria en las residencias del cónsul o el embajador de España en La Habana, en caso de que el tribunal se decidiera una pena menor y sin internamiento. El juicio quedó visto para sentencia, es decir en espera de la decisión del tribunal que se habría comprometido a emitir el veredicto dentro de los próximos días hábiles. El cónsul español declaró que “hay razones para ser optimistas, estoy prácticamente seguro de que va a haber una reducción de la pena considerable”.