Público
Público

La Fiscalía acusa de homicidio involuntario al padre del pistolero de Winnenden

El padre de Tim Kretschmer tenía en casa hasta 4.600 balas y no había guardado en una caja fuerte el arma con la que su hijo perpetró la matanza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras continúa la investigación en torno a los hechos ocurridos la semana pasada, que llevaron al joven Tim Kretschmer a acabar con la vida de 15 personas, la mayoría alumnos o maestros de su antigua escuela , y posteriormente a suicidarse, la Fiscalía de Waiblingen, al sur de Alemania, ha abierto sumario por homicidio involuntario contra el padre del joven.

Las investigaciones se centran en que el padre tenía en casa hasta 4.600 balas y no había guardado convenientemente en una caja fuerte el arma con la que el muchacho perpetró la matanza antes de suicidarse, una Beretta, indicaron hoy fuentes policiales.

El miércoles pasado, Tim Kretschmer, de 17 años, irrumpió en su antigua escuela en la localidad de Winnenden, en el estado federado de Baden-Württemberg, y mató a bocajarro a nueve alumnos -ocho chicas y un chico- y tres maestras.

Luego se dio a la fuga, durante la cual asesinó a otras tres personas, y finalmente se suicidó al verse acorralado por la Policía. Rápidamente la Policía comenzó a investigar las posesiones del joven criminal, señalando como detonantes unos mensajes aparecidos en Internet y a un videojuego al que el autor era aficionado. El mensaje, en entredicho, finalmente parece que se trata de un macabro montaje de Photoshop.

Además de la Beretta, que al parecer estaba en el dormitorio, el padre tenía otras dieciséis armas guardadas en una caja fuerte, de la que, según los investigadores, el muchacho conocía el código secreto.

En Winnenden se reanudaron hoy las clases, aunque de forma voluntaria y en centros alternativos. Los niños y adolescentes que optaron por volver a las aulas llegaron en autobuses a los seis centros municipales habilitados para hacer las funciones de colegio, mientras se decide sobre el futuro de la escuela.

Profesores de la escuela afectada, así como pedagogos de otros centros de enseñanza cercanos y psicólogos, se encargan desde esta mañana de impartir las clases y asistir a los alumnos. Las autoridades locales no han decidido aún si la escuela volverá a ser utilizada como centro de enseñanza o si será derribada.