Publicado: 19.01.2014 12:08 |Actualizado: 19.01.2014 12:08

La Fiscalía alemana estudia acusar a Estados Unidos por espiar a Merkel

Barak Obama asegura que los servicios secretos estadounidenses no volverán a espiar a Alemania mientras él sea presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La fiscalía general alemana se plantea abrir un proceso contra de Estados Unidos por las escuchas que hicieron los servicios secretos de ese país a uno de los teléfonos móviles de la canciller, Angela Merkel, y que reveló el extécnico de la CIA Edward Snowden, según revela la revista Der Spiegel en su edición de la próxima semana.  El fiscal general, Harald Range, examina desde hace meses si hay suficientes indicios para abrir un sumario por el espionaje realizado en suelo alemán.

Der Spiegel asegura que la Fiscalía divide el tema en dos campos. Por un lado, está la recolección sistemática de datos telefónicos de ciudadanos alemanes por los servicios secretos alemanes y, por otro, el caso concreto del espionaje a Merkel.

Mientras que en el primer caso, según Der Spiegel, la Fiscalía considera que no hay suficiente material para abrir un proceso, en el segundo caso Range considera seriamente la posibilidad de empezar a investigar, lo que además le permitiría salir al paso de críticos que sostienen que la justicia alemana da un trato especial a Estados Unidos.

Por su parte, Barack Obama ha querido salir del paso y, antes de que se conociera esta noticia, el sábado prometió a Merkel que ella y su país no volverán a ser espiados: "No debo y no puedo perjudicar esta relación a través de medidas de vigilancia que obstruyan nuestra comunicación de confianza". Además, el mandatario ha asegurado que, "mientras que sea el presidente de Estados Unidos, la canciller alemana no tendrá que preocuparse sobre esto". Previamente, la alemania había trasladado personalmente su indignación a Obama y encabezó una "acuerdo de no espionaje" en la Unión Europea y en Naciones Unidas.

Obama: "No debo y no puedo perjudicar la relación con Alemania por las medidas de vigilancia"

Al igual que hiciera en su comparecencia del viernes, Obama rehusó disculparse por la interceptación de comunicaciones de líderes internacionales y ciudadanos europeos realizada por la NSA aduciendo que la capacidad de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos van "más allá" que los de muchos otros estados. "Por definición, estos servicios se encargan de averiguar qué está planeando la gente, qué les pasa por sus mentes, cuáles son sus objetivos. Esto está en consonancia con nuestras metas diplomáticas y políticas", ha argumentado Obama.

A raíz de la publicación del espionaje de las comunicaciones de Merkel, el sector izquierdista del Bundestag abogó por aceptar la ayuda que se dispuso a ofrecer Snowden para detener estas prácticas e indagar más en ellas. De hecho, un diputado del partido Los Verdes se reúno con el informático en Moscú, donde se encuentra refugiado y ha logrado evitar su extradición a Estados Unidos por la acusación de traición y espionaje.

El espionaje estadounidense en Alemania y las escuchas a Merkel han hecho empeorar drásticamente las tradicionalmente buenas relaciones bilaterales. El presidente de EEUU, Barack Obama, intentó calmar los ánimos con una entrevista exclusiva a la Segunda Cadena de la Televisión Alemana (ZDF), emitida anoche, en la que aseguró que mientras él sea presidente Angela Merkel no será espiada por sus servicios secretos.

Y un proceso contra Estados Unidos en Alemania traería nuevas escollos a las ya deterioradas relaciones bilaterales. Por ello, el gobierno de Merkel tiene la esperanza, según Der Spiegel, de que la fiscalía haga uso de una disposición del código de procedimiento penal -artículo 153 apartado d- que le permite omitir investigación penal en el caso de que esta puedan acarrear un grave daño a la República Federal de Alemania.