Público
Público

La Fiscalía investiga al policía que interrogó al asesino

El comisario se encuentra de baja y está recibiendo ayuda psicológica para superar el trauma que le ha causado saber que podía haber impedido la masacre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fiscal del Estado ordenó hoy que se abra una investigación para determinar si el comisario de policía que interrogó a Matti Saari un día antes de que éste asesinara a diez personas en un centro educativo de Kauhajoki actuó con negligencia.

Este comisario, cuyo nombre no se ha hecho público, se encuentra de baja y está recibiendo ayuda psicológica para intentar superar el trauma que le ha causado saber que podía haber impedido la masacre.

El pasado viernes, un internauta llamó por teléfono a la policía finlandesa para denunciar que alguien apodado 'Mr. Saari' había colgado en Internet cuatro vídeos muy similares a los que grabó Pekka-Eric Auvinen antes de asesinar a tiros a ocho personas en un instituto finés el pasado 7 de noviembre.

Inmediatamente, la policía de Kauhajoki examinó los vídeos y descubrió la identidad real de su autor, Matti Saari.

Al comprobar que éste tenía licencia de armas de fuego desde hacía un mes, el comisario encargado trató de ponerse en contacto con Saari para interrogarle, aunque no lo consiguió hasta el pasado lunes.

Según publica el diario Hufvudstadsbladet, Saari acudió a la estación de policía, donde consiguió engañar al comisario, un hombre con casi 30 años de experiencia, sobre el estado de su salud mental.

Al terminar la entrevista, el agente no vio ninguna razón que motivara la retirada de la licencia de armas de Saari ni la confiscación de su pistola, aunque decidió seguir de cerca su caso en el futuro.

Según explicó uno de los psicólogos que atienden al comisario, 'Saari se comportó racionalmente, contestó a todas las preguntas y explicó las cosas de una manera que no indicaba nada alarmante'.

Casualmente, el agente es la misma persona que concedió la licencia de armas al asesino hace aproximadamente un mes.

Varios portavoces policiales han manifestado su solidaridad con el comisario y han defendido su actuación.

'Los reglamentos y leyes vigentes no permiten que la policía pueda actuar de ninguna otra manera que como él hizo', afirmó Vesa Nyrkinen, el jefe de policía de Seinäjoki, ciudad próxima a Kauhajoki.

Lo cierto es que menos de 24 horas después del interrogatorio, Matti Saari irrumpió en un aula de la escuela de hostelería de Kauhajoki y mató a nueve estudiantes y un profesor antes de suicidase.

Este suceso demostró que la matanza que tuvo lugar hace diez meses en el instituto de Jokela a manos de otro estudiante perturbado no fue un hecho aislado, como la sociedad finlandesa creyó entonces.

Por ello, el Gobierno que lidera el primer ministro Matti Vanhanen ha empezado a trabajar en una reforma de la legislación vigente que permita restringir el acceso a las armas de fuego, y en especial a las pistolas.

La nueva ley endurecerá la concesión de permisos de armas, estudiando el estado de salud mental de los solicitantes, y aumentará el control sobre el almacenamiento de armas.