Público
Público

La Fiscalía pide 5 años de cárcel para Berlusconi por el 'caso Mills'

El exprimer ministro italiano está acusado de haber sobornado a un abogado para que testificara a su favor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal Fabio de Pasquale ha solicitado esta mañana al Tribunal de Milán una pena de cinco años de cárcel para el exprimer ministro italiano, Silvio Berlusconi por el caso Mills. Además, el Estado se ha constituido como parte lesa en el caso y ha pedido una compensación de 250.000 euros por los daños de imagen y morales provocados a la presidencia del Gobierno.

Según la tesis de la Fiscalía milanesa, Il Cavaliere pagó 400.000 euros al abogado británico David Mills para que testificara a su favor en dos juicios (All Iberian y comisiones ilegales a la Guardia de Finanzas) hace dos décadas.

Mills fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por en 2008 precisamente por haber aceptado el soborno, pero no cumplió la pena ya que el Tribunal Supremo decidió que el delito había prescrito. Este es uno de los argumentos que ha usado De Pasquale para acusar a Berlusconi de quien dijo que 'ha conseguido engañar a dos tribunales por lo que me parece absurdo que no se haga justicia'.

La defensa de Il Cavaliere siempre ha negado el pago a Mills y asegura que ese dinero se lo entregó al abogado británico el armador Diego Attanasio por ejercer como consultor para él. Durante el proceso, Mills cambió su declaración con respecto a aquella que le condenó y dijo que había nombrado a Berlusconi solo para llamar la atención de los medios y evitar una inspección del fisco británico.

Según De Pasquale, Attanasio no hay evidencias de tales pagos en el patrimonio de Attanasio y Mills solo cambió su defensa para encubrir a Berlusconi.

A lo largo del día tomarán la palabra los abogados de Berlusconi, Piero Longo y Niccolò Ghedini. Esta estaba llamada a ser la última audiencia del juicio, aunque es posible que por falta de tiempo se continúe el próximo día 25. La defensa de Berlusconi también asegura que el delito en cualquier caso ha prescrito y que el proceso debe cerrarse en absolución.

El Tribunal, que en los últimos cuatro años ha sufrido las maniobras constantes de Berlusconi con leyes creadas ad hoc (e invalidadas por el Constitucional) para frenar el proceso no podrá reunirse para deliberar antes del próximo sábado.

Los abogados del exmandatario solicitaron hace tres semanas la recusación de los jueces por haberse negado a aceptar la declaración de nuevos testigos y haber reducido notablemente el número de testimonios que pretendía presentar la defensa con el objetivo de esquivar la prescripción.

El sábado, el Tribunal de Apelación decidirá la recusación y si fuera favorable a Berlusconi, entonces el proceso sí que podría correr peligro de prescribir.

No obstante, De Pasquale también dijo esta mañana que la muerte del proceso no es inminente ya que ha estado parado durante mucho tiempo precisamente por las leyes de Berlusconi. El fiscal calculó que hasta 'mayo o julio' no prescribirían los delitos.