Público
Público

La flotilla con ayuda para los palestinos parte hacia Gaza

Israel amenaza con detener a los activistas antes de llegar a la Franja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unos 700 activistas de medio centenar de nacionalidades zarparon de Chipre con rumbo a la Franja de Gaza a bordo de seis embarcaciones cargadas con 10.000 toneladas de ayuda humanitaria y materiales para la construcción que Israel no permite importar a los palestinos, con el objetivo de llegar a su destino a lo largo del lunes.

Sin embargo, millares de soldados israelíes les aguardaban en alta mar dispuestos a abordarlos antes de que lleguen a Gaza. La marina israelí ha anulado todos los permisos dados con anterioridad y ha entrenado a los marineros para que irrumpan en las embarcaciones con el máximo cuidado, de manera que las cámaras de vídeo que llevan los activistas no registren ninguna violencia que luego dé la vuelta al mundo. Los activistas han dicho que opondrán una resistencia pasiva al abordaje.

Los activistas han anunciado una resistencia pasiva a su abordaje

Tres de las embarcaciones son de pasajeros y las tres restantes son de carga. En la mayor, de bandera turca, viajan unos 600 activistas, mientras que a bordo de las otras cinco se reparten un centenar. Otras dos embarcaciones que formaban parte de la flotilla se han averiado y reanudarán el viaje cuando se hayan reparado.

Israel ha puesto en marcha una notable campaña propagandística con el objetivo de decir al mundo que en la Franja de Gaza no hay ninguna crisis humanitaria, en contra de lo que afirman las ONG y los organismos internacionales que trabajan allí. Los israelíes también han llevado a cabo una presión diplomática sobre Turquía para que ordene la suspensión del viaje. Los turcos han respondido que no pueden hacer nada.

Las autoridades israelíes afirman que en Gaza no hay crisis humanitaria

Dirigentes israelíes han pedido a los organizadores que les entreguen la ayuda humanitaria y los materiales de construcción para introducirlos en Gaza de manera 'legal'. Desde hace tres años los palestinos no pueden importar esos materiales porque Israel dice que Hamás los usaría con fines militares.