Publicado: 28.05.2015 11:57 |Actualizado: 28.05.2015 11:57

El FMI enfría el optimismo sobre Grecia: "Aún queda mucho trabajo por hacer" 

El BCE niega también que se puedan suavizar las condiciones de financiación aceptando bonos del país como garantía a cambio de crédito.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Yanis Varoufakis y Alexis Tsipras, saliendo ayer de su reunión con los negociadores en el Ministerio de Finanzas. REUTERS

Yanis Varoufakis y Alexis Tsipras, saliendo ayer de su reunión con los negociadores en el Ministerio de Finanzas. REUTERS

DRESDE/FRÁNCFORT.- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo el jueves en una entrevista en la televisión alemana que aún había mucho trabajo por hacer antes de que Grecia y sus acreedores internacionales puedan cerrar un acuerdo de dinero a cambio de reformas.

"Todos estamos en el proceso de trabajar hacia una solución para Grecia y no diría que hayamos alcanzado ya resultados sustanciales", dijo Lagarde a la televisión ARD. "Las cosas se han movido, pero aún hay mucho trabajo por hacer", añadió, diciendo que creía que Grecia cumpliría con sus compromisos.



Con estas declaraciones Lagarde desmiente a las autoridades griegas, que ayer aseguraban haber alcanzado un principio de acuerdo con el llamado Grupo de Bruselas (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional, a los que Atenas se niega a nombrar como Troika) en su reunión en el Ministerio de Finanzas griego.

Por su parte, miembro del consejo del Banco Central Europeo y gobernador del banco central austriaco, Ewald Nowotny, descartó por el momento la perspectiva de suavizar de forma inmediata la financiación de una Grecia necesitada de fondos, diciendo que la puerta a aceptar bonos del país como garantía a cambio de crédito del banco central sigue estando cerrada.

Nowotny: "No tenemos la posibilidad de practicar financiación que se salga de nuestra normativa""

Estos críticos comentarios de Nowotny se alinean con los de otros altos responsables europeos que han restado fuerza al optimismo del Gobierno griego sobre un pronto acuerdo con los acreedores internacionales.

"Siempre hay mucho ruido en situaciones así y creo que lo importante es distinguir el ruido de los hechos", dijo Nowotny a la cadena de televisión CNBC. "Para nosotros está muy claro que tenemos ciertas condiciones que deben cumplirse... que si podemos aceptar por ejemplo activos griegos o bonos griegos como colateral, la respuesta por el momento es: no".

En febrero, el Banco Central Europeo dejó abruptamente de aceptar bonos griegos a cambio de financiación, cargando sobre el banco central griego la financiación de los bancos domésticos y aislando a Grecia hasta alcanzar un nuevo acuerdo de reformas.

Esta medida, que supone que el banco central griego ofrezca liquidez de emergencia a los bancos por decenas de miles de millones de euros, se tomó en respuesta a lo que muchos en Fráncfort consideraron como un abandono del programa de ayuda a cambio de reformas por parte del Gobierno heleno.

Nowotny dijo que desde entonces no había habido un cambio de opinión: "Hay que ser muy claro. No tenemos la posibilidad de practicar cierta, digamos, financiación que se salga de nuestra normativa".

"Sé que ha habido algunas ideas flotando por ahí sobre que podríamos prestar algún tipo de financiación provisional así como así. Yo no veo ninguna posibilidad legal para eso", dijo