Publicado: 07.12.2014 10:23 |Actualizado: 07.12.2014 10:23

Los forenses identifican entre los restos de un basurero el cadáver de uno de los 43 estudiantes de Iguala

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Parecen confirmarse los peores presagios: los restos del cádaver de uno de los 43 estudiantes de magisterio desparecidos en Iguala, en el sur de México el pasado mes de septiembre han sido hallados en un basurero. Los peritos forenses argentinos confirmaron que uno de los restos óseos calcinados coincide con el ADN de uno de los jóvenes buscados, según informó un portavoz del movimiento.

Los familiares de los 43 estudiantes reaccionaron afirmando que continuarán su lucha. Después de una multitudinaria marcha de protesta con miles de personas en Ciudad de México y que concluyó con un mitin en el Monumento a la Revolución, el portavoz de los padres, Felipe de la Cruz, afirmó que continuarán adelante hasta encontrar a todos vivos o muertos.

"Si piensan esos asesinos que con el hecho de haber coincidido uno de nuestros muchachos con el ADN, nosotros vamos a quedarnos a llorar, queremos decirles que se han equivocado, que a partir de hoy, esta jornada de lucha va a llegar hasta encontrar con vida a nuestros 42 compañeros que faltan", dijo de la Cruz.

En el mitin, De la Cruz ratificó que los expertos argentinos les habían dado a conocer que los resultados de análisis del ADN corresponden a Alexander Mora Venancio, de 19 años. Él era uno de los desaparecidos tras los hechos violentos en Iguala el pasado 26 de septiembre.

"No vamos a quedarnos a llorar. A partir de hoy esta jornada de lucha va a llegar hasta encontrar con vida a nuestros 42 compañeros

Aunque la información de que se logró identificar a uno de los estudiantes desaparecidos, generó tristeza entre muchos asistentes, todos los oradores insistieron en que no cederán en su lucha por esclarecer el paradero de todos y para exigir justicia.

La información sobre este hecho fue adelantada por los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, quienes en su portal en la red social de Facebook, confirmaron que los peritos argentinos les habían informado a los padres sobre los resultados de los estudios del ADN

"Hoy, 6 de diciembre, le confirmaron los peritos argentinos a mi padre que uno de los fragmentos de los huesos encontrados me corresponden", señala el mensaje divulgado por la Escuela Normal y que pone en primera persona como si fueran palabras del propio Mora Venancio.

Este mensaje, que va acompañado de la fotografía del estudiante, añade: "Me siento orgulloso de ustedes que han levantado mi voz, el coraje y mi espíritu libertario".

Se prevé que la información oficial sobre los resultados de los estudios realizado por una institución especializada en Austria se den a conocer mañana, de manera detallada, por las autoridades.

La Fiscalía mexicana convocó a una rueda de prensa para mañana al mediodía para dar a "conocer información relevante", donde se podrá aclarar algunos de los hechos.

El Fiscal federal, Jesús Murillo Karam, informó hace un mes que, según las confesiones de tres de los casi 80 detenidos por los hechos violentos de Iguala en Guerrero, los 43 estudiantes habían sido conducidos a un depósito de basura en el municipio de Cocula, vecino de Iguala en Guerrero, y ahí habían sido asesinados y sus cuerpos incinerados durante varias horas.

"No tengo ninguna duda de que allí hubo un homicidio masivo", afirmó entonces el fiscal.

Esta versión fue rechazada por los familiares quienes se indignaron y exigieron pruebas periciales contundentes y precisas de expertos independientes, y manifestaron su decisión de continuar la búsqueda.

La identificación de uno de los restos, confirma la hipótesis de las autoridades de que las autoridades municipales estrechamente vinculadas con el crimen organizado son los responsables de una matanza de estudiantes.

La noche del 26 de septiembre pasado un grupo de policías locales dispararon contra decenas de alumnos de esa institución educativa por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ataques que dejaron seis personas muertas y otras 25 heridas.

Además, los policías capturaron a 43 jóvenes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos para no dejar rastro.

La comprobación de que las organizaciones del crimen y del narcotráfico han penetrado las instituciones estatales generó indignación y una crisis política que ha afectado no solo los políticos en este estado, sino que sacudió todas las estructuras políticas del país.

Estos hechos desplomaron la imagen del Gobierno mexicano a nivel interno y externo, después de que el país había dado una muestra de desarrollo democrático al procesar las reformas estructurales que habían sido esperadas por los sectores económicos de México y del mundo.

Desde el pasado 26 de septiembre, las protestas crecieron de manera vertiginosa por todo el país y en el mundo donde miles de personas exigen esclarecer los hechos, garantizar la justicia y evitar que vuelvan a repetirse.