Publicado: 20.11.2013 08:31 |Actualizado: 20.11.2013 08:31

El fotógrafo atacado en el diario 'Libération' sale del coma inducido

La Policía difunde imágenes y estrecha el cerco en torno a su agresor, que también irrumpió con una escopeta de caza en la sede de la cadena BMFTV el viernes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fotógrafo que resultó herido grave este lunes por los disparos que realizó un individuo en la sede del diario Libération en París ha salido del estado de coma inducido en el que se encontraba, y permanece sometido a vigilancia intensiva, según ha informado en su edición electrónica el rotativo galo.  El joven recibió sendos disparos de escopeta en el tórax y en el abdomen, y tuvo que ser sometido de urgencia a una operación de seis horas en el hospital de la Pitié-Salpêtrière.

"Ya ha salido del coma inducido en el que se encontraba y está despierto. Podemos ser menos pesimistas de lo que éramos ayer", comentó  el director de la redacción de ese periódico, Fabrice Rousselot.  El joven fue alcanzado el lunes por los disparos que realizó un hombre armado con una escopeta de caza en la entrada de la sede del periódico progresista, en París. Se trata de un fotógrafo auxiliar de 27 años cuyo nombre no ha sido revelado y que había acudido para trabajar en una sesión para el suplemento cultural del diario, Next. 

El agresor entró poco antes de las 10.15 horas en el vestíbulo de Libération, abrió fuego y se dio a la fuga, sin que, hasta el momento, haya sido detenido por las fuerzas de seguridad galas. La Policía sospecha que el agresor que actuó en el diario galo es la misma persona que el viernes pasado irrumpió en la sede de la cadena BFMTV en París, amenazando a los periodistas antes de huir del lugar.

La Policía busca a un varón blanco de entre 35 y 45 años de edad y entre 1,70 y 1,80 metros de altura, con pelo corto y algunas canas. Durante los tiroteos, llevaba gafas, chaleco y una gorra, aunque hoy la nueva imagen obtenida por una de las 13.500 cámaras de seguridad distribuidas por París, en la que su rostro se distingue con más nitidez, muestra a un hombre con un abrigo rojo, un jersey azul de pico, un gorro marrón y una bolsa.

Por ello, las autoridades han  intensificado la persecución del pistolero, recurriendo a la colaboración ciudadana y al análisis de sus restos de ADN y huellas dactilares.

Buscan a un hombre de entre 35 y 45 años de edad, de entre 1,70 y 1,80 metros de altura, pelo corto y algunas canas

Los investigadores han tomado declaración a más de 400 personas que podrían aportar pistas sobre el asaltante que, tras amenazar el viernes a varios empleados de la cadena "BFM TV", ayer hirió de gravedad a un fotógrafo en las oficinas de "Libération".

Tras realizar los disparos en Libération, el individuo, armado con una escopeta del calibre 12, se desplazó hasta el barrio de negocios de La Défense, al oeste de París, y disparó contra las ventanas de la sede de uno de los mayores bancos de Francia, sin causar heridos.

Para darse a la fuga, secuestró a un automovilista y le obligó a llevarle a la avenida de los Campos Elíseos. Le dijo que acababa de salir de prisión, que tenía una granada en la bolsa y que estaba "dispuesto a todo", según señalaron fuentes judiciales.

El testimonio del conductor, y los restos de ADN que el criminal dejó en el vehículo y en varios cartuchos, son algunas de las piezas claves de la investigación, que aún no ha dado frutos.

Mientras tanto, la redacción de Libération  se encuentra vigilada por un dispositivo especial de policía, como todos los grandes medios de comunicación de París.