Público
Público

Francia expulsó a 25 gitanos al día durante el año pasado

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos, que acusa a Sarkozy de estigmatizar a los romaníes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) acusó este viernes a Francia de haber expulsado a 25 gitanos bulgaros y rumanos al día en 2009. Según ese dato, el número total de extranjeros de esta etnia deportados el año pasado rondaría los 9.000, el doble de la cifra oficial que maneja el Elíseo, unos 4.500.

Las deportaciones de ciudadanos romaníes por las autoridades francesas ha causado un gran revuelo mediático que beneficia al presidente Nicolas Sarkozy, al haber conseguido desviar la crisis de la atención de la opinión pública, informa Andrés Pérez.

La ONG denuncia que lo que diferencia las deportaciones del gobierno francés con respecto a las que se están llevando a cabo en toda Europa es la 'estigmatización oficializada' de estos ciudadanos europeos. El encargado de la misión sobre los gitanos en la FIDH, Malik Salemkour, alertó hoy de que 'ya hay un contagio de la política de estigmatización, con la particularidad de que Francia lo dice oficialmente', recoge EFE.

El responsable de la FIDH dijo que 'no hay soluciones romanís ni hay soluciones gitanas' sino que hay 'soluciones de cara a una cuestión de vivienda, a una cuestión de escolarización, o de acceso al empleo. Los individuos no se definen respecto a su grupo sino respecto a lo que hacen y a cómo actúan', dijo.

Por eso critican la 'amalgama' que confunde a nómadas con gitanos, romanís, zíngaros o rumanos y que hace que parte de la opinión pública piense que 'todo el mundo es un ladrón'.

La solución, dice la organización de defensa de los DDHH con sede en París, pasa por 'la igualdad de derechos de los inmigrantes rumanos y búlgaros con los otros', ya que en Francia existe un régimen transitorio para los ciudadanos de esos países que hace que no tengan acceso al empleo como un polaco, un húngaro y, por supuesto, un español o un italiano'.

El ministro de inmigración francés, Eric Besson, aumentó esta mañana de 700 a 835  la cifra de romaníes que serán expulsados de Francia en los próximos días. Besson insistió en que todas las expulsiones se realizan 'en base a los acuerdos de retorno voluntario' estipulados por la Unión Europea y aseguró que el Gobierno ha estudiado los casos 'uno por uno' antes de decidir.

Este viernes, 139 ciudadanos rumanos y bulgaros saldrán de París con destino a sus respectivos países.

El Gobierno italiano fue el primero en encender el debate en Europa sobre los gitanos procedentes de Rumanía en mayo hace ahora dos años. Una niña de 16 años de origen romaní fue acusada en Nápoles de haber entrado en una casa para secuestrar a un bebé.

Algunos ciudadanos reaccionaron a la noticia prendiéndole fuego a los asentamientos de varias localidades y desató un ola de racismo aprovechada por el primer ministro Silvio Berlusconi.

El propio Berlusconi estaba trabajando en una ley que permitiera encarcelar a los inmigrantes ilegales y considerar a los gitanos rumanos como tales. 'Los rumanos entran en Italia y roban y atracan lo que quieren', llegó a decir Berlusconi en un discurso.  

Al mismo tiempo, este tipo de declaraciones despertaron las protestas de un sector de la sociedad que consideró injustas las medidas anunciadas por el Gobierno.

La Unión Europea, ante la avalancha de denuncias, advirtió a Berlusconi de que bajo ningún concepto podría considerar a los rumanos como inmigrantes ilegales puesto que Rumanía es socio de la Unión Europea. 

Pese a todo, la reforma de la ley de inmigración en Italia salió adelante y se han llegado a conformar patrullas ciudadanas con derecho a denunciar a los inmigrantes para que sean deportados o encarcelados.