Público
Público

Francia ficha a los gitanos para impedir su regreso

París recopilará las huellas digitales de los expulsados 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades francesas iniciaron este viernes, con los romaníes europeos expulsados, la creación de un vasto fichero de europeos juzgados indeseables dentro de sus fronteras. El fichero biométrico bautizado OSCAR contendrá, además de los datos de estado civil de la persona expulsada, un scaneado de las huellas digitales de todo extranjero de más de 12 años de edad que sea juzgado indeseable.

Hasta ahora, Francia se limitaba a conservar los datos de estado civil de las personas expulsadas, y muy especialmente de aquellas personas que, para dejarse expulsar, se acogían a la llamada 'Ayuda al Retorno Humanitaria' (ARH) de varios centenares de euros. Ello creaba una especie de status quo: París expulsaba masivamente a gitanos rumanos y búlgaros, única manera de poder alcanzar los elevados cupos mínimos de expulsiones que fija por orden Nicolas Sarkozy cada año, 29.000 en 2009. Esos ciudadanos europeos, a diferencia de lo que ocurre con otros expulsables, solían dejarse deportar para regresar luego con papeles nuevos, o beneficiándose de la ausencia de controles en las fronteras interiores de la UE.

Tras la ofensiva antigitanos de Sarkozy a finales de julio pasado, París ha decidido elevar el tono. El fichero que lleva las siglas en francés de 'Herramienta Simplificada de Control de las Ayudas al Retorno' (OSCAR) contiene desde este viernes las huellas digitales escaneadas del europeo indeseable. Y no sólo de los adultos: también los menores, a partir de los 12 años de edad, empiezan a ser fichados.

La entrada en vigor del nuevo fichero biométrico no está reservada sólo a los gitanos europeos. Todo extranjero que se acoja a la 'ayuda' dejará sus huellas dactilares en los ordenadores de la agencia creada por el Ministerio de Identidad Nacional.

La puesta en marcha del sistema biométrico coincide con la tramitación, en la Asamblea Nacional, de una nueva ley de inmigración, integración y nacionalidad, que, entre otras disposiciones, prevé crear nuevas figura delictivas como el 'abuso de estancia de corta duración' y la 'carga desrazonable' para el sistema de protección social.

Tras la aprobación de la ley, todo europeo de visita en Francia que sufra un percance económico o sanitario, y se encuentre desprovisto de medios, podrá ser declarado culpable de esa infracción. Por lo tanto, deberá dejar su ficha biométrica en OSCAR, tras el 'retorno humanitario' a su país de origen.

La Liga de Derechos Humanos y el Grupo de Información y Apoyo a los Inmigrantes ha presentado un recurso contra OSCAR ante el Consejo de Estado.