Público
Público

Francia prohíbe de forma definitiva el velo integral en espacios públicos

El Senado aprueba el texto refrendado en julio por la Cámara de Diputados. Sólo un senador votó en contra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La prohibición de portar el velo integral en todos los espacios públicos de Francia ha quedado definitivamente plasmada en la legislación, después de que los senadores hayan aprobado un texto que ha levantado una enorme polémica en el país.

La polvareda que ha levantado esta ley no se corresponde con la unanimidad que tuvo en las cámaras, donde ha sido aprobada casi sin oposición. En el Senado votaron a favor 246 parlamentarios y sólo uno lo hizo en contra. La realidad apunta a que en Francia sólo hay 2.000 mujeres que llevan este tipo de prenda.

Una vez aprobado el proyecto de ley, el texto estaría listo para entrar en vigor en semanas. La Asamblea Nacional ya dio el visto bueno el pasado 13 de julio por una amplísima mayoría de 355 sufragios a favor y sólo uno en contra.

El texto podría entrar en vigor en pocas semanas

Buena parte de los diputados de izquierdas decidieron entonces boicotear el voto no por oponerse al objetivo, sino porque consideran que hay un riesgo jurídico de que se declare inconstitucional. El Consejo Constitucional dispone ahora de un mes para pronunciarse.

El primer artículo de la ley establece que 'nadie puede llevar, en un espacio público, una vestimenta destinada a disimular su cara' en alusión directa al burqa o al niqab. Los castigos más duros, que serán de aplicación inmediata, serán para aquellos que obliguen a una mujer a taparse el rostro con un velo integral, ya que podrán ser condenados hasta a un año de cárcel y a multas de hasta 30.000 euros.

Las mujeres que usen el burqa o el niqab podrán ser multadas con 150 euros, pero sólo seis meses después de la entrada en vigor de la ley, para dar tiempo a la 'pedagogía' y a la 'mediación', según los términos utilizados por el Gobierno.

El Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) ha empezado a movilizar a los imanes para poner en marcha 'el diálogo teológico con esas mujeres para convencerlas de que el velo no es la vestimenta preconizada', según su presidente, Mohamed Moussaoui.

Algunos políticos creen que el debate ha provocado que más mujeres salgan a la calle con burka o niqab

La corriente radical de los salafistas, sin embargo, parece dispuesta a desafiar las prohibiciones. Según las estimaciones de la policía, que datan de la pasada primavera, en Francia había entonces unas 2.000 mujeres que salían a la calle con un velo integral.

Según el diputado comunista André Gerin, uno de los principales promotores de la prohibición, ahora son más, alentadas en parte por el debate público de los últimos meses.

Un debate que tuvo uno de sus momentos fuertes cuando una mujer de Rennes denunció en abril ante los medios de comunicación que la policía le había puesto una multa de 22 euros por conducir con niqab.

Poco después se descubrió que esta mujer es pareja de un polígamo de origen argelino, nacionalizado francés por el matrimnio, que tiene al menos una docena de hijos de varias madres y que ha sido imputado por beneficiarse de forma fraudulenta de ayudas sociales que algunas de éstas recibían en tanto que familias monoparentales.