Público
Público

Francia sigue a Catalunya en el debate contra las corridas

Una diputada socialista y otra conservadora presentan una proposición de ley para que los festejos taurinos dejen de ser una excepción en la norma francesa contra el maltrato animal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El movimiento antitaurino también cobra fuerza más allá de las fronteras españolas. Francia inició ayer el largo camino legal hacia la prohibición de las corridas de toros, precisamente cuando sólo falta un mes para que el Parlament de Catalunya vote definitivamente sobre esta misma cuestión.

La diputada socialista Geneviève Gaillard y su colega conservadora Muriel Marland-Militello presentaron ayer en París la que será la primera proposición de ley de abolición de las corridas de toros en Francia con alguna posibilidad de prosperar. La propuesta ataca de manera conjunta el problema de las corridas, que suponen la muerte de unos 700 toros y novillos en Francia cada año en algo más de 110 espectáculos, y el de las peleas de gallos, una tradición local muy arraigada en ciertas regiones del norte del país.

Las parlamentarias denuncian la existencia de un 'lobby' protaurino

El Código Penal francés, en su versión actual, estipula que el hecho de 'ejercer malos tratos graves, o de naturaleza sexual, o el cometer un acto de crueldad con un animal doméstico o adiestrado o mantenido en cautividad es castigado con dos años de cárcel y 30.000 euros de multa'.

No obstante, acto seguido precisa que esas sanciones 'no son aplicables a las corridas de toros cuando puede invocarse una tradición local ininterrumpida', y lo mismo hace con las peleas de gallos.

Al igual que en la propuesta que se votará en Catalunya, será precisamente esa frase, que instaura las excepciones a la regla común contra el maltrato, la que sería suprimida del Código Penal si la iniciativa gala prospera. Algo que parece difícil, dado el equilibrio de fuerzas actual en la Cámara.

'No se puede invocar la belleza para permitir la barbarie física'

A diferencia de lo que puede ocurrir en España, donde la vida y la actividad económica de Sevilla, por ejemplo, se vería poco afectada por la abolición de la tauromaquia, la proyección de varias ciudades del sur de Francia depende casi enteramente de sus ferias taurinas, como es el caso de Nimes, Arles, Dax, Bayona, Béziers, Mont-de-Marsan y Vic-Fezensac. Esas ferias, grandes consumidoras de fondos públicos, conllevan importantes beneficios privados. Las dos diputadas también pretenden alentar investigaciones parlamentarias sobre esas redes de intereses.

Marland-Militello recalcó durante la presentación de la iniciativa que 'no se puede invocar la belleza para permitir la barbarie física', precisión necesaria en un país en el que muchos ven todavía el espectáculo taurino como algo que entronca con Pablo Picasso y Ernest Hemingway.

Las dos diputadas se esforzaron por explicar el significado de la propuesta en la Asamblea Nacional acompañadas por activistas antitaurinos y con la ayuda de Francesc Minguell, portavoz en Catalunya de la Asociación de Veterinarios para la Abolición de la Tauromaquia (AVAT).

La conservadora Marland-Militello, que cuenta con el apoyo del ultraconservador sarkozysta Lionel Luca y de la Fundación Brigitte Bardot, ya fue autora de una primera proposición de ley similar en 2005, que no llegó a obtener los apoyos necesarios para ser inscrita en el orden del día de la Asamblea Nacional.

Ahora, con el refuerzo de la socialista Gaillard, y el consiguiente trabajo de difusión, la nueva proposición de ley ya ha reunido las firmas de 12 diputados, según revelaron ayer sus autoras. Faltarían 52 firmas para hacer obligatoria la votación de la Cámara.

Marland-Militello, visiblemente dolida por el fracaso de 2005, lo atribuyó a la existencia de un 'lobby taurino' entre los parlamentarios, que sería 'tan poderoso como minoritario'. Ese lobby habría impuesto en su día la ley del silencio a los diputados para que no la apoyaran. Según Marland-Militello, hasta llegó una carta al gabinete de la ministra Michèle Alliot-Marie, donde trabaja el marido de la diputada, para alertar de que 'su esposa está bajo el influjo de una secta, los antitaurinos'.

Para ilustrar la existencia real del lobby, las diputadas Gaillard y Marland-Militello indicaron a este periódico que se ha constituido un Grupo de estudios de la Tauromaquia en el Parlamento, opuesto al Grupo de Protección de los Animales, y que contaría con la participación de unos 30 diputados.

En Francia, la mayoría de los toreros están inscritos en la categoría profesional conocida como 'intermitentes del espectáculo', un régimen especial de la Seguridad Social en el que también están los actores o los tenores.

Unas 75 ciudades y pueblos de Francia ofrecen espectáculos taurinos, pero son una minoría aunque va en aumento los municipios en los que se hiere o mata a los animales en la plaza. La course camargaise y el abrivado son muy practicadas en toda la región de Carmarga (sureste), mientras que la course landaise, de tradición gascona, lo es en el suroeste.

La nueva iniciativa legal, unida al anuncio de la creación de la primera asociación de veterinarios antitaurinos, supone la llegada a la madurez del movimiento abolicionista francés.